Vestidor L’Officiel: camiseta blanca– L’Officiel
Moda

Vestidor L’Officiel: camiseta blanca

Sencilla como ella sola. La camiseta blanca es el básico que no falta en todo armario, look e incluso tendencia, sin importar la temporada. ¿Y la cantidad de veces que te ha sacado de un apuro? Para últimos momentos, para looks básicos o para oficina, es la prenda estrella de tu vida, lo mires como lo mires. Y nunca habrá nada en tu armario con más poder que ella.
Reading time 2 minutes

El mundo de la moda es único como él solo. Hoy está de moda una cosa, mañana otra… Y con el paso de los días (y los años) lo único que hacemos es llevar la ropa que llevaban nuestras madres. Ya ves, las tendencias hablan siempre y nos dicen lo que se lleva, pero más allá de eso, siempre nos dicen: mira, querida, la moda es cíclica. 

Tan cíclica, que todo eso que una vez no quisiste, al final termina por formar parte de los objetos y prendas más codiciados de tu armario. Sí, sí, esos que atesoras y que se convierten en una pieza fundamental del estilo que, con la edad (y creación de tu personalidad) has ido creando. Tuyo y solo tuyo. 

Pero con el denominador común que nos une a todas las mujeres por igual. Porque eso pasa. ¿Te imaginarías cuál es? Muy probablemente, si buscásemos y rebuscásemos en los armarios de todas las mujeres del mundo encontraríamos una prenda, OJO, una sola prenda común. Y esa es, sin duda, la camiseta blanca.

Si, esa cosa tan sencilla que tendrás en cualquier cajón tirada como la última opción de tus looks más sencillos y casual, pero que, piénsalo, tantas veces te ha salvado. Básica, pero clave de la elegancia y la sofisticación, ahí donde la ves, la camiseta blanca tiene una historia digna de contar. Y es que, en su origen, tenía una forma algo distinta…

Su primer diseño viene de los conocidos como ‘long Johns’ que usaban los hombres durante el siglo XlX. De ahí, la prenda interior fue evolucionando para perfeccionarse. Y de los botones de las camisas más sencillas, fueron apareciendo los primeros diseños lisos, “sin imperdibles, botones, agujas, ni hilos”. Cosa que cautivó a la marina estadounidense, que la convirtió en uniforme oficial en 1913 (la de años que han pasado, ¿no?)

Y el resto ya fue rodado. Comenzó a comercializarse para los hombres en 1938 bajo el nombre de ‘Gob’, como opción deportiva… Y llegaron los primeros diseños de icónicas marcas como ‘Fruit of the look’, que la convirtieron en icono. Y luego ya llegamos las mujeres… Y nos apropiamos de ella… Y, no hay más que hablar. , ¡hoy en día es nuestro básico más adorado!

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas