Vestidor L’Officiel: camisa blanca - L'Officiel España
Moda

Vestidor L’Officiel: camisa blanca

Hay prendas que sobreviven imbatibles al paso de los años y a los vaivenes de las tendencias.
Reading time 2 minutes

Hay prendas que sobreviven imbatibles al paso de los años y a los vaivenes de las tendencias. Se trata de prendas tan necesarias e imprescindibles, tan funcionales y a la vez tan estilosas que acaba por resultar inevitable que se conviertan en algo fijo, algo que permanece en nuestros armarios, con mayor o menor protagonismo. No siempre son igual de recurrentes ni se les da el mismo uso, dependerá del estilo de cada cual y de la época en la que nos encontremos, pero con sus más y con sus menos siempre podremos apostar a que estarán en todos los armarios listas para solventar cualquier outfit con la contundencia de un buen clásico. La camisa blanca es una de estas prendas. Ahondar en la historia de la camisa blanca nos obliga a echar la vista bastante atrás. Su origen lo encontramos en el año 1500 a.C. Fueron los egipcios los primeros en empezar a vestir con lo que podríamos considerar el antecedente remoto de la camisa blanca. Se trataba de una única pieza rectangular de lino con una apertura para introducir la cabeza. Las mangas se incorporarían más tarde, durante el Imperio Romano y aún tendríamos que esperar unos cuantos siglos más para poder ver una de estas prendas con botones incorporados. Durante la Edad Media se utilizó como prenda interior y es en el Renacimiento cuando comienza a generalizarse su uso y se le añaden escotes cuadrados. Finalmente, en el siglo XIX comienza a verse la camisa blanca a la que hoy estamos acostumbrados, con botonadura y cuellos y puños rematados. La camisa blanca es desde siempre (y apostamos que para siempre) un imprescindible entre otras cosas, por su funcionalidad. Es todo lo contrario a una prenda pretenciosa. Su sencillez hace que se adapte perfectamente a cualquier estilismo y a cualquier armario, ya sea de mujer u hombre. Las mil y una lecturas que se le pueden dar, así con las distintas versiones que encontramos de su diseño hacen que cualquiera, sea cual sea el estilo que abandera, pueda lucirla con seguridad. Para las mujeres desde luego que el abanico de opciones es mucho más amplio, hasta el punto de que incluso se podemos apostar por enfundarnos una camisa de hombre. Combinadas como es debido, el oversize y las maxi mangas no estarán de más, de hecho, se presentan como una de las claves de estilo de las últimas temporadas.   Guardar

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas