Vestidor L’Officiel: Alpargatas – L’Officiel
Moda

Vestidor L’Officiel: alpargatas

Las conoces. Y las adoras. ¿En verano? Son el zapato que no te quitas ni un día, bien por su comodidad, por su frescura o por lo bien que quedan con tus vestidos y faldas, desde que eras bien pequeña. Y mira que su combinación es simple… Pero tienen ese ‘qué se yo’, ese ‘yo qué se’, que nos vuelve locas cuando asoma el Sol, ¿estamos todas de acuerdo?
Reading time 2 minutes

“Calzado de hilado a base de fibras naturales como el algodón, pieles de animal o lona, con suela de esparto, fique o cáñamo, que se asegura por un simple ajuste, un trozo de elástico cosido a la tela o con cintas”. Esa es su definición y, hasta ahí, todo bien. Pero ahora te vamos a contar más, siempre más. 

Ya que llega el momento de llevarlas (a todas horas), tendremos que ir bien informadas, ¿no? Y que si cualquier señora, de estas de toda la vida que todo lo saben, nos preguntan, sepamos siempre responder propiamente. 

Pues bien, su origen data del antiguo Egipto, ni más ni menos. Fíjate la de años que han pasado y tú, como loca, buscando el modelito más ideal para añadir cada temporada a tu colección. ¡Cómo son las cosas! Los egipcios la pusieron de moda, pero fue más tarde cuando los romanos la reintentaron como el calzado ideal para el verano.

Y con el paso del tiempo, comenzó a extenderse por todo el mundo. De hecho, en España -aunque nos creemos muy nuestro el invento- llegó por el año 1322. Y, aquí, por supuesto, se convirtió en un zapato tradicional y muy típico de la época, especialmente para bailes y ciertos oficios que, con el tiempo, siguen muy arraigados en la sociedad. 

Aunque el concepto de alpargata, como tal, ha variado un poquito… Y es que existen tantas opciones en la actualidad, que una ya es capaz de perderse en una zapatería buscando la original. Sí, la de toda la vida, plana y sencilla, para combinar en tus looks mas femeninos, boho, hippies y hasta modernos. No hay opción con la cual no combinen, prometido. Y si no, a los hechos podemos remitirnos… 

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas