Moda

Vestidor L’Officiel: sombrero Panamá

Llega el verano y no te lo quitas de encima, normal. Es ideal, fresquito, ligero, estiloso… Y le va de miedo a tus looks más desenfadados. El sombrero tiene muchas versiones, pero el modelo Panamá, sin duda, es el más famoso del mundo (y no exageramos). Único como ninguno, su historia tiene algo que lo hace más especial aún.
Reading time 2 minutes

¿Puede que sea el sombrero el complemento más deseado por una mujer? A esta pregunta, por primera vez, no sabemos muy bien qué contestar. Porque nos gusta coleccionar de todo. Que si pendientes, collares, anillos, bolsos, cinturones, gafas, pañuelos… Tu armario puede ser una verdadera locura a veces, pero cuando te gusta un sombrero (a no ser que seas muy fan) siempre es uno el que te apaña la vida.

Uno y no más, el rey de tu vida, tus looks y todo el rollo que desprendes. Porque con sombrero todas tenemos mucho ‘rollo’, que lo sepas. ¿Y si tuvieses que elegir un modelo, para ese único sombrero que usas? En ese pregunta, esta vez, te hemos pillado a ti (y lo sabemos). Pero nosotras lo tenemos muy, pero que muy claro. 

Porque sombreros hay muchos, pero solo uno es el rey. Y más especialmente ahora que llega la época del calor… Y que necesitamos ideas frescas sobrevolando la cabeza, así que nada de tejidos densos, ¡nosotras tiramos por lo ligerito! ¿Sabes ya de lo que estamos hablando? Sigue leyendo… 

Porque te lo vamos a contar. Y es que de todas las opciones que hay, el sombrero conocido como ‘Panamá’ es el más famoso, buscado y llevado. En el mundo entero, tal cual. Y la razón no es otra que su maravillosa historia, que hace de él un icono en el mundo de la moda, por encima de otras muchas piezas claves. 

Su diseño viene directo de Ecuador. Y su nombre, precisamente, le viene porque se pusieron de moda durante la construcción del Canal de Panamá, cuando sus constructores comenzaron a llevarlos. Y ahí fue su gran ‘boom’, a partir del cual personalidades de lo más influyentes como Roosevelt comenzaron a lucirlo… Hasta que llegamos nosotras y lo colonizamos. Y ahora, míranos, lo llevamos a todos lados. ¡Nosotras sí que sabemos!

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas