Moda

Vestidor L’Officiel: bailarinas

Seguramente sea la pieza más sencilla de tu armario. Un zapato atemporal que pega con todo (y te salva en mil ocasiones). Las bailarinas las rescatamos este año como el must de la temporada, pero más allá de ser un icono de tu niñez, su forma esconde una historia que pocas se imaginan.
Reading time 2 minutes

Se han convertido, lejos de todo pronóstico, en el complemento imprescindible de tus mejores looks esta temporada. Para llevar con pantalones vintage de tiro alto, con vestidos, faldas e incluso shorts o trajes. Con un rollo informal, moderno, bohemio, clásico… 

Las bailarinas son el zapato de la primavera, te lo puedes creer. Entendemos que bajo estas palabras podamos crear un poco de confusión, pues sabemos (porque a nosotras también nos ha pasado) que, de siempre, las bailarinas -también conocidas como manoletinas, merceditas… etc, etc- han sido el zapato más odiado por la mujer. 

No en general, pero si en su gran mayoría. Por ser demasiado femenino, por ser demasiado ‘ñoño’… O porque tu madre te obligaba a llevarlas de pequeña, a todas horas. Pero un día dejaste de llevarlas… Hasta ahora, que al igual que todas nosotras, les vuelves a dar una oportunidad. 

Y para llevarlas, vamos a hacer un poco de memoria. Más allá de ser un complemento para cualquier outfit, su origen se remonta al ballet clásico. Las bailarinas imitan el modelo de calzado que utilizaban las bailarinas a principios del siglo XlX… Hasta que se convirtieron en todo un icono allá por los años 50. 

Ahí fue cuando surgió el boom que las llevó a lo más alto de la cima. Hasta el conocido torero Manolete se rindió a su encanto, sencillez y comodidad. Y de ahí que tomen, también, el nombre de ‘manoletinas’. Con trabilla por delante, con lazo, sueltas o con pulsera, han ido evolucionando para volver al inicio con el diseño que tú, ahora, llevas a todas horas. 

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas