El París más azul y artístico, escondido entre las paredes del nuevo Nolinski – L’Officiel
Lifestyle

El París más azul y artístico está escondido entre las paredes de Nolinski

Ciudad del amor, del arte y de la luz. Así es París a los ojos de cualquiera, pero especialmente a los ojos de los huéspedes del nuevo Nolinski. Un hotel que abre sus puertas en el corazón de la capital, con un refinado gusto por el arte y los sentidos, recreados a manos de Jean Louis Deniot en cada uno de sus rincones.
Reading time 3 minutes

Quién ama París, ama la vida. Y es normal que, de tanto amor y tanta pasión, salgan consecutivos y constantes viajes a la que, sin suda, es considerado como una de las grandes ciudades del mundo. O, al menos, eso es lo que a todas nos gustaría. Para cada escapada, París, ¿no es el sueño de cualquiera?

Muchos sinónimos se amparan bajo su estela. Luz, amor, arte, pasión, esplendor, lujo e incluso relax. Palabras que definen una ciudad que se ha convertido en todo un icono, el sueño en el que todas querríamos vivir. Y que, en cierto modo, ya podemos experimentar en el nuevo hotel que ha abierto sus puertas en la capital.

Nolinski. Así se llama el pequeño (metafóricamente hablando) paraíso del arte que ha llegado a la ciudad, dispuesto a ser un punto de luz más en su constelación. El primer hotel parisino de la cadena Evok Hotels, que ha sido diseñado íntegramente por el famoso y aclamado Jean Louis Deniot, uno de los decoradores más solicitados del momento, a nivel internacional.

Situado entre la Ópera Garnier y Rue Saint Honoré (para las que no se ubiquen, el epicentro de la ciudad), en su interior se esconde una obra maestra: una oda a la belleza y un reflejo de la ciudad de la luz, creada con la intención de ser un punto de desconexión. El paraíso de los sentidos en el que relajarse y disfrutar, de todo lo que tiene la ciudad bajo el amparo de sus amplios techos.

Pero de entre todos sus rincones, uno merece una mención especial: el ‘Grand Salón’. Una estancia llena de luz en la que todos los sentidos más parisinos afloran. París es celebración, exhibición, arte, un café, una boutique, una ópera… Es disfrute. Y para vivirlo, nada como sus azules y esmeraldas paredes, llenas de detalles que rinden tributo a la esencia francesa.

Una atmósfera musical y llena de cultura, en la que puedes dejar y llevar. Con un buen cóctel, un desayuno típico de la ciudad o un té, cada detalle es una invitación para vivir las emociones con calma en todo su esplendor. Literatura, pintura, música ... ARTE. Con el piano sonando de fondo, vistas a sus luminosos cuadros entre sus sofás y sillones de terciopelo y tweed. Cada instante, al detalle, para saborear la calma de París, con un enfoque de lo más artístico.

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas