Palermo: la perla del mar - L'Officiel España
Voyage

Palermo: la perla del mar

Palermo es el destino ideal no solo por las playas y aguas cristalinas, sino también por la comida y sobre todo por la cultura.
Reading time 7 minutes

Si no nunca has estado en Palermo, este año deberías considerarlo. No solo porque es la capital de la cultura en 2018, sino también porque está viviendo un momento de apogeo en la industria de la moda, impulsado por (ni falta hace decirlo) el dúo Dolce & Gabbana.


Palermo, la capital siciliana, es una tierra hospitalaria de colores opulentos, olores a limón y naranja, jazmín recién recogido y  brisa marina. Una ciudad postal, encerrada entre el mar y las montañas, es también protagonista de muchas campañas publicitarias y colecciones de varios diseñadores que la han convertido en su musa. Y este año tiene un reconocimiento más: además de ser la capital de la cultura europea, es también el escenario de Manifesta, la bienal de arte contemporáneo europea itinerante. Una riqueza de conocimiento que se respira en cada callejón del centro histórico. Desde los romanos, los bizantinos, los árabes y los normandos, pasando por los angevinos y los aragoneses, cada pueblo dejó en la ciudad algo de sí mismo.

Descubrimos las maravillas y los lugares que te dejarán sin aliento:

Palazzo dei Normanni

Aunque es uno de los palacios reales más antiguos de Europa, aún conserva las características de la original arquitectura de estilo arabonormano, magníficamente decorada con mosaicos y frescos. Desde 2015 es parte del patrimonio de la Unesco.

Cappella Palatina

Dentro del Palazzo dei Normanni, Rogelio II ordenó construir una iglesia, la llamada capilla Palatina. Una obra maestra del arte normando, decorada con mosaicos de influencia bizantina que representan episodios de la Biblia como el famoso protagonista de la bendición de Cristo en el ábside central. Una de sus características más interesantes es el techo de madera (el único ejemplo en Sicilia), símbolo del arte islámico.

La catedral

La catedral de estilo normando fue erigida en 1184 en el lugar que ocupaba una antigua basílica que los árabes habían transformado en mezquita (a lo largo de los siglos ha sufrido numerosas restauraciones).

El Palazzo Valguarnera Gangi, hogar del príncipe Pietro Valguarnera, es una de las obras barrocas tardías más bellas de la ciudad, situada en Piazza Croce dei Vespri, en el distrito de Kalsa. Lo más destacado del edificio son sin duda sus magníficos interiores, que custodia celosamente, decorados en oro con frescos mitológicos, techos de nicho y una opulenta decoración de estilo rococó. Como el salón utilizado para la danza representada magistralmente en el Leopard de Luchino Visconti.

 

 

Fontana Pretoria

Situada en el centro de la plaza homónima, recibe el sobrenombre de "Piazza della Vergogna" por la desnudez de las figuras humanas representadas. Por esta razón, durante mucho tiempo se ha considerado un símbolo de corrupción. Construido a mediados del siglo XVI por el escultor Francesco Camilliani en Florencia, fue transferido más tarde a Palermo. Presenta tanques concéntricos de forma elíptica y está dispuesto en tres niveles con estatuas de animales, monstruos, tritones, sirenas y los cuatro ríos de Palermo.

Chiesa di San Domenico

Una de las iglesias barrocas más interesantes y representativas de la ciudad con una fachada particular flanqueada por dos campanarios y decorada con estatuas y columnas.

La Vucciria

Es el mercado más famoso de la capital siciliana, también inmortalizado por el pintor siciliano Renato Guttuso, especializado en lventa de frutas, especias, verduras (de ahí el nombre de Bocceria, es decir, hoja); hoy también ofrece otros productos locales como pescado, queso o carne, expuestos al aire libre en un resplandor de colores, sonidos y olores.

Quattro Canti

Es la plaza donde se cruzan Via Maqueda y Corso Vittorio Emanuele. Se remonta al asentamiento urbano del siglo XVII que dividió Palermo en cuatro áreas: Kalsa, Albergheria, Capo y Castellammare. Tiene un plano circular con fachadas cóncavas de cuatro palacios de estilo dórico, corintio e iónico, decorado con fuentes y estatuas.

Teatro Politeama

Construido entre 1867 y 1874 en estilo neoclásico bajo un proyecto de G. Damiani Almeyda. Su fachada es una reminiscencia de un arco triunfal con un ático decorado con un alto relieve que culmina con una cuadriga.

Teatro Massimo

Reabierto en 1997 después de más de veinte años, hoy es el símbolo del renacimiento de Palermo. Diseñado en 1864 por Giovanni Battista Filippo Basile y completado por su hijo Ernesto en 1897, con un total de 7.770 metros cuadrados, es uno de los teatros más grandes de Europa. La sala tiene cinco niveles, una suntuosa galería y un techo con frescos. La entrada es monumental con columnas corintias en toba dorada.

La Palazzina Cinese

El edificio se utilizó como hogar de los exiliados Ferdinando III y la reina Maria Carolina, no muy lejos del Parco della Favorita; diseñado por el arquitecto Venanzio Marvuglia y definido en 1799, representaba el salón político del Reino de las Dos Sicilias. En estilo ecléctico combina motivos ornamentales chinos con citas góticas, egipcias y árabes. (Foto: Palermoviva www.palermoviva.it)

El Parco della Favorita, que se puede cruzar en coche, se extiende desde Palermo a Mondello durante casi tres kilómetros a través de Viale Diana. Originalmente era una reserva de caza convertida en jardín por el rey Fernando de Borbón.

Borgo di Mondello

Nacido como un pequeño pueblo de pescadores reunidos alrededor de la antigua tonnara de la que sigue siendo una torre cilíndrica del siglo XV, se ha convertido en una zona residencial rodeada de zonas verdes. El pueblo, a pocos kilómetros del centro de la ciudad, cerrado entre el promontorio rocoso de Monte Pellegrino y Monte Gallo, es el hogar de la playa favorita de Palermo. Muy concurrido en verano, asaltado por turistas, en invierno muestra todo su encanto. Desde la arena, girando hacia el este, seguramente te fascinarán las luces de la plaza que se vislumbran en el horizonte. Aquí es posible degustar la cocina típica de la isla revisitada por las hábiles manos de los chefs locales.

 

/
La Cala

Rodea la zona del antiguo puerto de Palermo. Después de someterse a un largo período de reconstrucción, hoy parece una pequeña franja de tierra ocupada por una zona verde con bancos de piedra, un pavimento diseñado para largas caminatas al atardecer y bares de moda con vistas al mar .

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas