Chrissie Hynde es la persona menos aburrida del mundo - L'Officiel España
News

Chrissie Hynde es la persona menos aburrida del mundo

Estuvo en los disturbios de Ken State en Ohio en 1970, formó parte de la primera alineación de The Clash, trabajó en la tienda de Vivienne Westwood, probó LSD, cocaína, marihuana y pastillas, compuso canciones, casi se casó con Sid Vicious, fundó The Pretenders, se hundió en sus adicciones, vio morir a dos amigos (y otros tantos más) y ahora es madre de familia y budista.
Reading time 5 minutes

Estuvo en los disturbios de Ken State en Ohio en 1970, formó parte de la primera alineación de The Clash, trabajó en la tienda de Vivienne Westwood, probó LSD, cocaína, marihuana y pastillas, compuso canciones, casi se casó con Sid Vicious, fundó The Pretenders, se hundió en sus adicciones, vio morir a dos amigos (y otros tantos más) y ahora es madre de familia y budista. Chrissie Hynde es la persona menos aburrida del mundo.

Buscábamos aventura. Nos quedamos un tiempo en la Calle del Amor. Soñamos demasiado anoche. Queríamos el mundo y lo queríamos ya. Habíamos nacido para ser salvajes. No teníamos peso sobre nuestras espaldas. Estábamos fumados. Vivíamos en un mundo en que temer por nuestra seguridad era desconocido, tan posible como la idea de que un platillo volante aterrizase en el porche de nuestras casas. Estábamos seguros, alimentados, abrigados y cuidados. Éramos los últimos de una especie en extinción. No era una poeta. No era una escritora. Comenzar un párrafo y encontrar la forma de llegar a su conclusión... Gretel siguiendo un rastro de migas de pan tendría más éxito. Mi única cualificación, si necesitaba alguna, era que estaba tan frustra- da como todos ellos, una música frustrada (el cliché del periodismo musical): llena de opiniones, siempre de resaca, ilegal en la o cina, sin ninguna ambición y si no podía encontrar una palabra en mi reducido vocabulario, inventaba una. No sabía cómo coquetear o hablar y era incapaz de darme cuenta de que un hombre me estaba tirando los tratos incluso aunque tuviese el pene fuera con una bandera verde atada. Pero no había que preocuparse. Teníamos drogas para todo, solo era cuestión de encontrar la que me ayudara en mi búsqueda de liberación sexual.

Malcolm McLaren y Vivienne Westwood me ofrecieron un trabajo como dependienta. ¡Sí! Esto se parecía más a lo que quería. Estar cerca de ellos iba a ser mucho más creativo que cualquier cosa que pudiese hacer en (la revista) NME. En ese momento realmente quería irme pero me dijo que si lo intentaba me haría algo con el cable de la lámpara (algo que incluía electricidad y muerte, si recuerdo correctamente), y que luego me dejaría tirada en el callejón que se veía desde la ventana. Solo puedo suponer que él también estaba muy puesto. La canción de Mick (Jones) I’m so Bored with You se convirtió en I’m so Bored with the U-S-A (en referencia a la guerra de Vietnam). Bien hecho, Joe. Strummer estaba guiando a la banda hacia una imagen de luchadores por la libertad con conciencia social. ¡Sí, señor! No había forma de negar que el niño bonito Paul Simonon, con sus aspiraciones artísticas, estaba probando ser una buena adición. Todo su discurso sobre Jackson Pollock... y fue quien pensó en el nombre: The Clash. Okay, estaba equivocada. Strummer trajo la agresión y las canciones eran mejores sin mí en la banda. Buena decisión, Mick. Miles de personas me han preguntado por mi matrimonio con Vicious... nunca sucedió. No nos gustábamos mucho al principio. Probablemente él pensaba que yo era una gritona y yo pensaba que él era un seductor y estaba ofendida por su indiferencia con respecto al punk. Pero hacer música juntos cambió eso. Jimmy (Walbourne) transformaba mis canciones de una manera que solo habría podido imaginar y mis canciones le dieron la plataforma para ser un héroe de la guitarra. Como Dios quería. Aún así en ese momento yo no veía eso. Era una imbécil total cuando bebía, no el tipo de borracha para pasar un buen rato, sino sádica y grosera que provocaba a todo el que le pasara por delante antes de dormir la borrachera.

Una vez en Nueva York, después de subirme al escenario de un concierto de Johnny Thunders, en el que terminé llorando en el suelo y gritándole a la audiencia que eran unos hippies complacientes, Thunders me llamó al día siguiente y me dijo: “Chrissie tienes que hacer algo, espabila”. En ese momento Thunders tenía un gran moratón en la boca después de una caída por unas escaleras. Sabía que estaba en problemas si él, entre todas las personas, pensaba que lo estaba. Algo extraño ha pasado: Jimmy está muerto. El cuerpo de Jimmy seguía tirado en el sofá de la casa de la chica que se había ligado esa noche. Dave (Hill) y Mart (Chambers) se acercaron en un taxi a confirmar que era nuestro Jimmy. Habían compartido muchas habitaciones y Martin reconoció la posición en que dormía. Una cosa buena: había muerto en su sueño. Pasaron ocho meses. Tenía una bebé en casa y estaba sola cuando sonó el teléfono. Era Dave. Solo dijo una palabra: Farndon. Se había dormido después de inyectarse speedball. Su cabeza se hundió y se ahogó en la bañera, con la aguja aún en el brazo. Ahí tienen su final rockanroll. ¡Oh Pete (Farndon)!

Y ahora, dale al play:

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas