Moda

Vestidor L’Officiel: pañuelo de seda

En el vestidor de hoy, presentamos un accesorio icónico, tanto para la moda como para las grandes divas del cine.
Reading time 3 minutes

En el vestidor de hoy, presentamos un accesorio icónico, tanto para la moda como para las grandes divas del cine. Hoy, el protagonismo va dirigido a la sofisticación del pañuelo de seda.

Si hay algo que no pasa de moda es el pañuelo de seda. Estos accesorios siguen siendo grandes protagonistas hoy en día. Sin embargo, también eran grandes aliados de las mayores divas de Hollywood de los años 50. El pañuelo de seda hizo inolvidables las apariciones de mujeres como Audrey Hepburn, Grace Kelly, Catherine Deneuve y Jackie Kennedy. Estas cuatro mujeres se mostraron siempre fieles a su aliado. Los pañuelos de seda, firmados por Hermés, entre otros, tomaron diferentes formas en el cuerpo de estas grandes estrellas, tanto al cuello o sobre la cabeza, e incluso a veces en sus carteras.

Para entender su origen, debemos trasladarnos al año 1937, en París. Robert Dumas creó el icónico pañuelo de seda de Hermés en aquel año, al que dio el nombre de Jeu des Omnibus et Dames Blanches, en honor a la línea de transporte entre la plaza de la Bastilla y la Madeleine. Este complemento llegó con las medidas 90 x 90 centímetros y con un peso exacto de 79 gramos. El carré de Hermés (cuadrado en francés) se empezó a confeccionar cerca de Lyon (Francia), es allí, donde artesanos y coloristas dan forma a los diseños que llegan desde París.

Largas y arduas horas de trabajo son necesarias para confeccionar estos pañuelos de seda; se calcula, además, que se requieren alrededor de 700 horas para la fabricación de cada uno de estos objetos de deseo. Por otro lado, en el proceso intervienen múltiples manos, desde los experimentados costureros hasta los artesanos que realizan los grabados previamente. Sin embargo, una de las tareas más complicadas está en manos de los coloristas, estos mezclan la paleta cromática para configurar tonalidades vibrantes e inéditas.

Se han diseñado más de 1.500 modelos desde su primera aparición en la capital francesa. La labor de estos artistas requiere mucho tiempo y empeño, ya que cada modelo se reproduce en, al menos, 10 tonalidades distintas. Los pañuelos de seda presentan un tejido suave al tacto y suelen ir impregnadas de la fragancia de quien los lleva. Además, son muy prácticos para ocultar el pelo despeinado e, incluso, añadir color a nuestro conjunto más invernal.

Si tenemos que presentar algo característico de este complemento es su valor e importancia, ya que en su proceso de fabricación guarda uno de los secretos de su éxito.

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas