Moda

Una guía para limpiar tus prendas de piel

por Delfina Sobrín
02.10.2015
Que levante la mano quien sepa cómo reaccionar ante una mancha en su cazadora, falda o pantalón de cuero.
Que levante la mano quien sepa cómo reaccionar ante una mancha en su cazadora, falda o pantalón de cuero. Todas esas manos que permanecen sin moverse pueden empezar a tomar nota. No es sencillo limpiar piel. Además, a la hora de eliminar manchas no existe mucha diferencia entre lo que es piel y lo que es polipiel, porque ambos tejidos tienen una textura y características parecidos. Lo fundamental, como siempre, es leer la etiqueta. Y a partir de aquí, tenemos dos posibilidades: si en ella se lee con claridad “No lavar”, pues no queda otra más que habituarnos a la mancha o despedirnos de la prenda en cuestión. Como único recurso, prueba a frotar con un trapo húmedo una parte que no se vea mucho, y comprueba si afecta a la textura o al color. Tal vez la vida quiera darle una segunda oportunidad a esa prenda. Si en la etiqueta indica que requiere lavado en seco tal vez no sea necesario el viaje a la tintorería. Haz la prueba anterior, y si no hay problema, puedes lavar la prenda a mano con agua fría y un detergente adecuado. Si la prenda no es toda de cuero, y sólo tiene ciertos detalles (ribetes, bolsillos, parches…) puedes lavarlo a máquina sin miedo. Normalmente en la fabricación de este tipo de prendas ya hay procesos con agua, y la piel que incluyen está preparada. Si la piel es charol, utiliza un paño limpio y limpiacristales. Nunca, nunca intentes planchar una prenda de este material. Si la mancha se produce en una prenda de ante, el almidón es perfecto para absorberlas, sobre todo si son manchas de grasa o aceite. Déjalo actuar el tiempo adecuado.

Compártelo

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas