Moda

¿Tienes el síndrome Carrie Bradshaw?

Parece que ya sabemos por qué Carrie Bradshaw era una compradora compulsiva.
Reading time 2 minutes

Parece que ya sabemos por qué Carrie Bradshaw era una compradora compulsiva. Un estudio declara que las personas extrovertidas y de bajos ingresos gastan más dinero en artículos de lujo.

Un estudio llevado a cabo por la University College de Londres ha concluido que las personas extrovertidas y de bajos ingresos gastan más dinero en artículos de lujo que las personas introvertidas con mayores ingresos gananciales. Este hecho se debe a que las personas de bajos ingresos necesitan compensar la situación económica débil. Los expertos se basaron en datos reales sacados de distintas cuentas bancarias de habitantes del Reino Unido.

Teniendo en cuenta que se midieron los hábitos de gasto de personas con ingresos bajos y altos y de distintas personalidades, el estudio determinó que las personas que viven con bajos ingresos se sienten pertenecientes a una baja condición social y por ello, gastan un porcentaje más alto de sus gananciales. Por otro lado, las personas más sociables, cuidan mucho su estatus social y por eso, gastan la mayor parte de su dinero en bienes que generan estatus.

Estos resultados no nos sorprenden ya que hemos notificado en múltiples ocasiones que la personalidad es un factor clave a la hora de cuidar nuestro bolsillo. Carrie Bradshaw, la protagonista de la serie Sexo en Nueva York se dejaba arrastrar por la tentación de llevarse a casa todo lo que le ponían delante cuando iba de compras. Ser una compradora compulsiva o tener el síndrome de Carrie Bradshaw, implica tener una personalidad extrovertida y ser una verdadera adicta a la moda. Carrie, amante de los manolos es un verdadero referente de estilo. Su gusto por la moda y el lujo incita a gastar dinero en ropa y accesorios y aunque a simple vista podría parecer una mujer frívola y superficial, es encantadora, sofisticada y muy extrovertida.

Detrás de una mujer como Carrie, se encuentra alguien con una personalidad libre y determinante. Sin embargo, podríamos decir que la forma de ser y el estatus social de la protagonista de Sexo en Nueva York encaja a la perfección con los resultados obtenidos por el estudio. ¿Te sientes identificada?

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas