¿Quién es Rahul Mishra y por qué te va a encantar descubrirle? - L'Officiel España
Moda

¿Quién es Rahul Mishra y por qué te va a encantar descubrirle?

Un diseñador con proyección internacional del que poco hemos oído hablar, pero que está dando la vuelta al mundo.
Reading time 2 minutes
Un diseñador con proyección internacional del que poco hemos oído hablar, pero que está dando la vuelta al mundo. No solo por sus diseños, sino por todo el tráfico y trabajo que con su firma ha conseguido generar. Hablamos de Rahul Mishra, el artista que nos tiene completamente enamoradas. Su estilo es sobrio a más no poder, pero tiene encandilado al mundo entero. Tanto es así, que ha sido nombrado recientemente como embajador del Instituto Marangori por todo lo que, tanto él mismo, como su firma de alta costura, representan. “Diseño ropa, pero el objetivo principal de nuestra casa no es el consumo, sino crear belleza”, así es como define el diseñador la clave de su éxito y el secreto de la estructura tan sólida y revolucionaria que sostenta su marca. Hace ya unos cuántos años, concretamente en 2004, que ganó el Premio Woolmark, antes conseguido por diseñadores de renombre como Yves Saint Laurent y Karl Lagerfeld. De hecho, fue el primer diseñador indio en ganarlo y desde entonces, lo suyo ha sido una subida sin retorno, un no parar, directo al olimpo de la aguja. Define su estilo como una mezcla de “poesía impresionista”, cosa que entendemos al completo si tenemos en cuenta que el diseñador es un gran defensor del arte en cualquiera de sus facetas. Y si decimos que su máxima fuente de inspiración, según sus propias palabras, es el diseñador Dries Van Noten… Apaga y vámonos. Tanto es así, que actualmente Mishra ha conseguido hacerse un hueco en el mundo del retail, con un futuro muy prometedor en el que Harvey Nichols, Canary, Storm y Colette figuran como principales protagonistas. Y todo ello con el toque moderno que impera en la actualidad, sin perder la tradición de la que siempre ha sido su casa, el espíritu indio, el color y los bordados que han regido su niñez y que serán siempre su cultura. Sin duda, una pizca de arte que merece, sino comprar, al menos, contemplar.

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas