Moda

Pop up stores: lo efímero está de moda

Cada vez son más las marcas que apuestan por este modelo de tienda, espacios en los que no solo se busca vender un producto sino también aportar al cliente un componente exclusivo y diferente.
Reading time 4 minutes
Cada vez son más las marcas que apuestan por este modelo de tienda, espacios en los que no solo se busca vender un producto sino también aportar al cliente un componente exclusivo y diferente. La Navidad es tradicionalmente época de mercadillos y, desde hace unos años, también de pop-up stores. Ahora que todos empezamos a tener la mente puesta en las celebraciones que nos esperan durante los meses de diciembre y enero, y que se abre una de las épocas más fuertes del año para el comercio, son cada vez más las firmas que apuestan por la modalidad efímera para resaltar sus productos, hacerlos singulares y generar esa sensación de urgencia y exclusividad en el cliente que le incita a realizar la compra. Pero no solo hay pop ups en Navidad. Esta fórmula se ha extendido como la pólvora en los últimos años, siendo cada vez más marcas de múltiples sectores los que apuestan por ella. El mundo del lujo también se ha rendido a estos espacios; de hecho grandes firmas internacionales de la talla de Padra, Ralph Lauren o Tommy Hilfiguer reflejan su espíritu y personalidad en unas boutiques efímeras que tan pronto como llegan… se van. Memorable es el espacio que en los últimos veranos y desde hace ya algunos años abre Chanel en Saint Tropez, en la casa de La Mistralée, una espectacular residencia señorial en la que sus interiores se transforman en un escenario único para acoger las creaciones de la firma parisina. También son destacables los eventos efímeros que organiza Hermès. Precisamente la firma acaba de sorprendernos con Madrid Silk Mix, un espacio inspirado en una antigua tienda de discos abierto al público entre el 17 y el 25 de noviembre en la capital, como punto de partida de una gira por el mundo que recalará en ciudades como Roma o Seúl. En ella los pañuelos y las corbatas de seda comparten protagonismo con discos de vinilo, creando una atmósfera única y una experiencia fascinante para el visitante. Rienda suelta a la creatividad Por mi vinculación al mundo del interiorismo y la iluminación, como vicepresidenta de Oliva Iluminación, recientemente, tuve el placer de conocer de primera mano la pop up que la marca leonesa Yowe organizó en un emplazamiento único como es el Hotel AC Santo Mauro de Madrid. Yowe es lujo, es moda, es belleza, y se basa en un estilo de vida en el que el diseño, la calidad, la relajación y el glamour van de la mano, buscando siempre nuevas tendencias tanto en moda como en cosmética. Durante cinco días, la belleza y la elegancia fueron las protagonistas de una venta en la que, de la mano de Yowe, estuvieron presentes exclusivas firmas internacionales aportando un soplo de aire fresco a un mundo tan difícil como es el de la moda. A pesar de ser tiendas con apenas unos días de vida, nada en su organización se deja al azar; tampoco la iluminación. Por ello, para la ocasión, Oliva Iluminación cedió tres preciosas lámparas que contribuyeron a potenciar los productos a través de la luz, ayudando a la creación de un ambiente acogedor y sofisticado. Y es que los montajes en este tipo de espacios suelen ser parte de la experiencia y muchas marcas dan rienda suelta a su creatividad, ofreciendo verdaderos espectáculos a sus clientes. Esta apuesta por la exclusividad y la cercanía, por involucrar a los clientes en la filosofía de la marca, por hacerlos formar parte de una experiencia y por ofrecer una alternativa de shopping alejada de los abarrotados centros comerciales, hacen de las pop ups stores lugares a tener muy en cuenta para comprar el regalo perfecto estas navidades. Raquel Oliva, vicepresidenta de Oliva Iluminación @raquelolivamarc Fotos: airesphotospirit

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas