Luces de gran ciudad - L'Officiel España
Moda

Luces de gran ciudad

Con motivo de la reapertura de su boutique en la Quinta Avenida, Bulgari celebra su relación de más de 40 años con nueva York.
Reading time 3 minutes
Con motivo de la reapertura de su boutique en la Quinta Avenida, Bulgari celebra su relación de más de 40 años con nueva York. Si le preguntas a Nicola Bulgari cuál es el peor trato que ha hecho en su vida, te dirá que aquella vez que se negó a intercambiar con Andy Warhol joyas de su firma por cuadros del artista. Corrían los años 70 y Bulgari acababa de establecerse en Nueva York con una boutique que se convirtió en el lugar más parecido a Roma al otro lado del charco. Su leyenda había calado en Estados Unidos mucho antes, cuando Hollywood y sus estrellas fantaseaban con la idea de la Dolce Vita en los 50. Celuloide aparte, esa gran acogida también tuvo mucho que ver con el espíritu vanguardista de sus joyas a todo color que encajaba con lo que las mujeres más sofisticadas querían en ese momento: piezas únicas que poder lucir durante el día. Así, Diana Vreeland se enamoró de un collar Serpenti que en ocasiones lucía como cinturón, y Estée Lauder, Nan Kempner y Liza Minelli alimentaron sus colecciones. La historia de Bulgari y Nueva York comienza ahora un nuevo capítulo, porque abre sus puertas la versión modernizada de la tienda ubicada en la Quinta con la 57 inaugurada en 1989. El proyecto se puso en manos de Peter Marino, que ha recuperado algunos iconos tanto de Bulgari como de la ciudad eterna. La puerta, por ejemplo, es una reproducción de la de Via dei Condotti de 1930, y la lámpara también es una réplica fabricada a mano de la que cuelga en la entrada de la tienda de Roma. Su interior evoca los teatros italianos: el entresuelo es un palco desde el que se puede contemplar todo el espacio de la tienda y en especial las joyas. En el suelo del vestíbulo, además, se dibuja la estrella Condotti de ocho puntas, emblema de la marca que nos recuerda que todos los caminos llevan a Roma. Pero ya se sabe que lo mejor, a veces, se cuece entre bambalinas. La zona de los accesorios recupera la estética de los 70, y la sala VIP recuerda al Salottino Taylor (el salón de la tienda de Bulgari en Roma en el que las estrellas pasaban horas refugiándose de los paparazzi) con sus butacas vintage inspiradas en la obra de Osvaldo Borsani y sus mesitas de café de ónix. Una colección especial de 33 piezas conmemora esta nueva etapa de Bulgari en Nueva York. Inspirada en el estilo ecléctico de los 70, combina la vanguardia neoyorquina con la extravagancia italiana. No ha sido la primera vez que la firma hace un guiño a Estados Unidos, ya que en 1972 celebró el bicentenario de la Declaración de Independencia con una línea llamada Stars and Stripes. Ahora, elementos propios de la bandera de barras y estrellas se aplican a iconos de las líneas Serpenti, Divas’Dream o Monete; y surgen otras nuevas en las que la palabra Bulgari se transforma siguiendo el estilo grafiti y las iniciales de Nueva York adoptan el brillo de piedras preciosas y diamantes.  

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas