Desde la Pampa con amor - L'Officiel España
Moda

Desde la Pampa con amor

Si tu pregunta es si una región del mapa latinoamericano puede despertar la pasión de dos mujeres hasta el punto de llevar su esencia a los armarios europeos, la respuesta es afirmativa. Tanto, que hasta París se ha puesto a sus pies.
Reading time 8 minutes

UNA cosa es sagrada cuando se habla de amor: su monopolio está a nombre de París. La ciudad de los enamoramientos, de la luz, de los sueños y las primera y nunca últimas oportunidades. La moda, que es el amor de las grandes firmas y de sus grandes directores creativos por el arte de vestir, en su sentido más poético, también torna su forma en la capital francesa. Esto siempre ha sido así, es y será. Salvo si la regla viene a romperla la firma de moda que desde el marzo pasado ha hecho que el mismísimo Hotel Ritz de París de la Place Vendôme (lugar al que  vuelven en este mes de septiembre) dejara su espacio para que Àcheval Pampa desplegara toda su hermosura gaucho-chic, sin duda, el mejor escaparate para que periodistas y compradores tomaran contacto con esta recién nacida. Sofia Achaval de Montaigu y Lucila Sperber son las dos argentinas enamoradas de la Pampa (la región que se sitúa entre Argentina, el sur de Brasil y Uruguay) al mando de esta aventura y que, emocionadas por la grata realidad que está cogiendo su sueño, siguen trabajando duro para que esta firma de inspiración en los vaqueros de la zona traspase las fronteras latinas y llegue al conocimiento de las europeas. Lo están consiguiendo, y es que hay ciertos compoenentes en esta firma que nos resultan familiares, como los aires al Saint Laurent de los años setenta que inundan sus prendas. La idea es dar al cliente el lujo y el glamour que buscan al vestir pero con un sello muy personal: corte masculino válido para ellas, y para ellos, confección uruguaya con las mejores materias primas del mundo y el tan caracteristico cuero argentino que dé vida a complementos y accesorios. Una firma pensada para la mujer internacional, que trabaja y se divierte, y para el hombre contemporáneo y elegante. Una mezcla de conceptos con la que se pretende dar otra salida a la ropa de trabajo, claro, mejorando su estética para hacerla más cómoda y fácil de vestir en el día a día; una labor que requiere, sin duda, de una cuidada y transparente estrategia de negocio basada en un producto versátil que mantenga el recuerdo vivo de un origen concreto pero europeizado y adaptado a las tendencias actuales de un continente, al menos, geográficamente alejados, aunque, viendo las colecciones que la firma argentina ha puesto en circulación, no estamos tan dispersos como se pueda llegar a pensar. Àcheval Pampa está en las personas que portan un estilo fluido.  

“Siento que la moda es un mundo de mujeres; un mundo donde las mujeres tienen poder”

Tras el éxito alcanzado antes del primer año de aniversario de la marca, ¿qué habilidades se necesitan para conseguir los buenos resultados de los que ya goza?

Sofia: Creo que somos un equipo que trabajamos mucho y tenemos el mismo objetivo. Queremos exportar el estilo gaucho-chic al mundo y que se adapte a todo tipo de mujer.  

¿Cuál es el objetivo a largo plazo, tal vez años, de Àcheval Pampa?

Lucila: A medio largo plazo, el objetivo es que Àcheval se constituya como un movimiento que el consumidor adopte y pueda sentir algo de la libertad y la originalidad de la Pampa en cada lugar del mundo. 

Sofia: Crecer cada día más como marca y que nuestro estilo gaucho-chic sea accesible al mundo. 

¿Qué hay de Lucila y qué de Sofia en esta firma?

Lucila: Àcheval tiene la sangre de la Pampa argentina que lleva Sofia en las venas conjugada con ese glamour que le es inherente; tiene toda esa ambición, fuerza y sentido estético que le intento poner yo a cada cosa que hago.

Sofia: Me crié en Argentina y en el campo montando a caballo, y siempre fascinada por el look de los gauchos. Para mí es un estilo muy natural que siempre he usado, pero fue al mudarme a París cuando descubrí que a la gente le gustaba llevar botas, los pantalones anchos, los sombreros... y con Lucila decidí crear una marca inspirada en estas raíces argentinas. Ella, mi socia, tiene un gusto impecable y mucha cabeza para los negocios. Encajamos a la perfección. 

 La moda, que suele estar pensada para la mujer, en mayor medida, tiene a figuras masculinas en puestos de poder. ¿Dirían que es un mundo de mujeres o de hombres?

Sofia: Siento que la moda es un mundo de mujeres; un mundo donde las mujeres tienen poder. Casi siempre negociamos y trabajamos con mujeres, desde las buyers hasta la prensa y las clientas. 

Lucila: Aportamos sistemas y percepciones diferentes. Las mujeres inspiramos una atracción inigualable y arrolladora; los hombres lo respetan y admiran mucho. Nos pasa que nuestros socios hombres siempre ponderan y se nutren de nuestros conceptos y formamos un gran equipo. 

¿Qué desafíos y miedos se han ido encontrando por el camino?

Lucila: Nos encontramos con desafíos a cada segundo desde que Àcheval existe, y creo que el mayor miedo que tuvimos fue la madrugada previa a la apertura de la presentación en el Ritz, momento cumbre de la firma al que llegamos gracias a una estrategia sólida y calculada, respaldadas por el savoir faire de muchas personas y creyendo fuertemente en lo que estábamos lanzando. 

“Creemos más en los happenings que hablen de la esencia y del contenido de la marca que en un desfile propiamente dicho”

¿Cómo solventaron ese miedo previo a la presentación?

Lucila: Con humor y gracias al amor por este proyecto, la seguridad que nos dimos la una a la otra y el back up de todo el equipo.

¿Qué consejos darían  a alguien que se estuviera iniciando en el emprendimiento de un negocio?

Sofia: Creer en su propio instinto, perseverar siempre y no tener miedo a los sueños.

Lucila: Todo es complejo y difícil, incluso lo que parece fácil, saber recalcular y pensar todo el tiempo desde otra perspectiva es fundamental; también ser tan cuidadoso como arriesgado.

Hablando de emprendimiento, ¿cómo se vive en Latinoamérica el fenómeno influencer que tanto está arrasando en España y en toda Europa?

Sofia: Es igual en todas partes. Creo que Instagram e Internet han cambiado mucho la forma de ver la moda, y las influencers tienen mucho poder. ¡Nos encanta vestirlas!

¿Quiénes son las musas en las que han pensado al crear esta firma y su estilo?

Sofia: Nuestras musas son nuestras amigas. Delfina Blaquier, Margherita Missoni, Elizabeth von Thurn und Taxis, Luna Paiva, Victoire de Pourtales, y también musas de otras épocas como Loulou de la Falaise y Françoise Hardy. 

Lucila: Son todas mujeres de estilo particular y fluido, no sólo en su forma de vestir, sino también en su forma de conectar con los demás. Las Gauchas van a galope con el cabello al viento y sintiendo la vida. 

¿A qué actrices les gustaría vestir y con qué directores trabajarían?

Sofia: Nos encantan las actrices. Ya vestimos a varias francesas, como Geraldine Nakache y Ana Girardot. Vestiría a Cate Blanchett y Julianne Moore entre otras. Me encanta David Lynch como director. 

Lucila: O Diane Kruger y Guillaume Canet. 

¿Y colaborar con las grandes firmas de moda?

Sofia: Vamos a hacer colaboraciones en el futuro con diferentes figuras de la moda. Es interesante hacerlas. 

¿Y del Ritz a una pasarela internacional en algún momento?

Lucila: Creemos más en los happenings que hablen de la esencia y del contenido de la marca que en un desfile propiamente dicho.

 

 

EL DATO: Àcheval Pampa viene de la unión de Àcheval (a caballo) y Pampa (de Argentina). 

 

Entrevista publicada en el número 27 de L'Officiel Spain. 

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas