El bolso se lleva en la cintura, vuelven las riñoneras - L'Officiel España
Moda

El bolso se lleva en la cintura, vuelven las riñoneras

Es hora de asumirlo: las madres siempre tienen la razón y si hablamos de riñoneras... los turistas también.
Reading time 3 minutes

Es hora de asumirlo: las madres siempre tienen la razón y si hablamos de riñoneras... los turistas también.

Solo era cuestión de tiempo que en la era de la moda práctica se recuperase el uso de la riñonera. Sobre todo porque ese afán por facilitarnos la existencia coincide con otra curiosa fiebre que provoca que aquello que no nos gustaba (léase sandalias con calcetines, pendientes exagerados y logos que hace no mucho tiempo atribuiríamos a falsificaciones), parece obsesionarnos tanto que no podemos vivir sin ello. Este accesorio que estaba en el olvido se sitúa en la lista de complementos a sumar durante la presente y las próximas temporadas, y a firmas que las han mantenido en su rango de básicos como Louis Vuitton o Chanel se suman otras como Gucci (Alessandro Michele mediante) que las han convertido en parte fundamental de su colección para el próximo invierno.

Si hay algo que hemos aprendido en esto de las tendencias es que hacerlas nuestras antes que nadie nunca es suficientemente pronto, y si hay algo que nos ha enseñado la vida es que las madres siempre han sido las primeras. Porque fueron ellas las que hicieron de la riñonera una necesidad en los 80 y, por aquello del cambio generacional, fuimos nosotras las que las desterramos de nuestros armarios.

El origen de este tipo de bolso, eso sí, está en una batalla que no es precisamente doméstica. Los vaqueros americanos del siglo XIX fueron los primeros en utilizar cinturones con bolsillos para dedicar sus manos a las riendas de los caballos y a las armas si era necesario, y más tarde los soldados tomaron ejemplo y heredaron el formato como parte de sus uniformes militares. Mucho más pacífica fue la actitud de los hippies que las adoptaron en los 60, porque ellos las utilizaban para tener a buen recaudo cosas con las que es más fácil hacer reír que provocar heridas (guiño, guiño). Entre unas cosas y otras al final llevar una riñonera te convertía en sospechoso para la policía, así que desaparecieron del mapa durante un tiempo.

Y llegaron los 80. Y Las firmas de moda las convirtieron en objetos de lujo proponiéndolas en las mejores pieles del mercado y con los logos más brillantes. Y las supermodelos, para qué engañarnos, hicieron el resto. Nuestras madres no son supermodelos (ni necesitan serlo), pero supieron llevarlas con mucha gracia. Los que no tenían tanta eran los turistas, otros fieles al complemento, pero los caprichos del destino han acabado convirtiendo al suyo en el look del momento. Si hay algo que terminó de matarlas fue el merchandising de las empresas. Pero la del marketing es otra historia.

Ahora que las riñoneras viven una nueva juventud, un par de consejos: si vas a optar por las de nylon de estética deportiva lo mejor es llevarlas cruzadas en clave bandolera, pero si prefieres las de piel opta por el uso tradicional bien ajustadas a la cintura.

Una publicación compartida de Louis Vuitton Official (@louisvuitton) el 21 de Ene de 2017 a la(s) 6:50 PST

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas