Moda

Y así fue como Karl conquistó Cuba

El Kaiser llegó a la isla con toda su artillería y la desplegó más allá de la pasarela.
Reading time 2 minutes

El Kaiser llegó a la isla con toda su artillería y la desplegó más allá de la pasarela.

Más colorista, más alegre, más divertida, más Cuba. Karl llegó a La Habana con todas sus armas creativas dispuestas a dar un golpe de gracia. Y vaya golpe, pocos esperaban que de la seriedad germana del diseñador y del espíritu parisino de la firma naciera una colección colorista y tan habanera. Sin embargo era algo que, si no esperado, sí era deseado por quienes sabemos que el Kaiser es un hombre tan viajado y tan de nuestro tiempo que es capaz de impregnar de la nueva y siempre colorista libertad cubana las creaciones de maison. Y así fue, los clásicos trajes de tweed se volvieron verde menta, las camisetas con el logo parecían invitar a un cóctel, las camisas guayaberas y las chanclas nos colaban en un atardecer a pie de playa, los sombreros borsalinos hacían un guiño a la isla mientras que las boinas a la française dejaban entrar a Coco a la fiesta. Y para disfrutar de todo este espectáculo, los invitados formaron otro fuera llegando al al volante de antiguos coches que formaron una caravana carnavalesca en las calles de La Habana. Gisele Bundchen y Tilda Swinton fueron algunas de las fieles a Karl que no quisieron perderse el espectáculo de Karl en una isla que (por fin) ha abierto sus puertas dejando entrar a crème de la crème. ¡Ah! Y detalle final del desfile, Karl aparece de la mano de su favorito, Hudson, con una chaqueta de Saint Laurent diseñada por Hedi Slimane. ¿Coincidencia? ¿Homenaje? ¿Alimentando los rumores de su salida de Chanel y posible entrada de Slimane? No lo sabemos, pero fue el broche final, sin ninguna duda.
/

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas