Arket, un nuevo miembro de la familia H&M - L'Officiel España
Moda

Arket, un nuevo miembro de la familia H&M

El próximo 25 de agosto en Regent Street.
Reading time 2 minutes

El próximo 25 de agosto en Regent Street. Justo ese día y en ese lugar de la ciudad londinense. Allí se encontrarán los impacientes. Los que ya han empezado la cuenta atrás para conocer Arket, la primera tienda de una nueva marca de la compañía sueca Hennes&Mauritz. El nuevo proyecto se suma así a una lista en la que figuran otros nombres como H&M, & Other Stories, Monki, Cheap Monday, Weekday y Cos. Arket aterriza con las ideas claras, para no causar incertidumbre. Su filosofía defiende, ante todo, una calidad que se respetará desde los primeros minutos de vida de cada prenda, cuando tan solo es un boceto. Los responsables de la marca confiesan que su inspiración serán las pasarelas y las firmas de lujo pero al mismo tiempo, prometen respetar la atemporalidad. De hecho, consideran que es la única moda que nunca muere. Una promesa que se cumplirá con básicos duraderos y versátiles, que ampliarán nuestro fondo de armario sin restar estilo. Nos puede la curiosidad y hemos echado un vistazo a algunas de sus propuestas. En ellas no hay presencia de estampados o asimetrías. Se respira un minimalismo puro y fresco. Un equilibrio necesario. El gigante sueco ha desvelado que los productos tendrán un precio superior a los de H&M pero a cambio, la durabilidad también habrá dado un paso más.   Arket, por cierto, significa hoja de papel en sueco. Una hoja en la que se escribe un deseo: que cada producto sea la mejor versión de sí mismo. Productos de moda pero también de decoración porque la nueva marca de H&M quiere colarse en nuestros hogares para añadir calidez y calidad que perdure en el tiempo. Venderán diseños propios pero también harán una selección de firmas como Duralex, Iris Hantverk o Price & Kensington y SyuRo. Comprar en sus tiendas, además, se convertirá en una experiencia. Podrás tomarte un café o incluso comer mientras respiras la pureza, simplicidad y ética tan propia de los nórdicos y que ya ha traspasado fronteras. Si pudiéramos, adelantaríamos el tiempo para llegar al 25 de agosto pero entonces perderíamos días de verano por el camino. Así que, tendremos paciencia para saber si el refrán “lo bueno se hace esperar” está en lo cierto esta vez.

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas