Moda

André Courrèges , adiós a un genio (gracias por todo)

Genio, idealista, artista y sobretodo gran defensor de la perfecta simbiosis mujer-moda, de la fuerza de éste binomio indestructible, inevitable y capaz de todo.Nos ha dejado mucho más que un diseñador, un pieza clave en la historia de la moda, artífice de hitos que, sin apenas darnos cuenta, transformaron nuestro día a día.
Genio, idealista, artista y sobretodo gran defensor de la perfecta simbiosis mujer-moda, de la fuerza de éste binomio indestructible, inevitable y capaz de todo.Nos ha dejado mucho más que un diseñador, un pieza clave en la historia de la moda, artífice de hitos que, sin apenas darnos cuenta, transformaron nuestro día a día. Por su aportación al mundo de la moda y su amor incondicional a la mujer solo podemos decir: gracias André. El pasado viernes despedíamos al visionario entre los visionarios, en lo que a moda se refiere. Su concepción de la belleza, la estética y el diseño no fue siempre comprendida (a menudo ocurre con los avanzados a su tiempo) pero su papel en la historia de la moda es incuestionable. André Courrèges (9 de Marzo de 1923, Pau, Francia) representa la revolución y el modernismo, para muchos desconocido a pesar de ser una pieza fundamental al que debemos la normalización de la minifalda y el pantalón en el armario femenino. Su carrera comenzó en 1950 en Balenciaga, donde trabajó bajo el fundador de la casa durante once años. Fue en Balenciaga donde también se reunió Coqueline Barrière, su esposa y colaboradora creativa para el resto de su vida. (La "AC" en el logo de la marca en realidad significa "André y Coqueline", no "André Courrèges".) Juntos, fundaron la maison de alta costura Courrèges en 1961, pasando a prêt-à-porter años después. Descubridor y defensor a ultranza de los pantalones como prenda femenina allá por 1963 ¿qué sería de nosotras ahora sin ellos? Y no conforme con ello, dos años más tarde, en 1965 popularizó la minifalda, no exenta de polémica por su papel agitador que trastocó los principios conservadores de la sociedad del momento. De nuevo, gracias. Pero André no solo fue revolucionario popularizando prendas clave para la mujer sin las que hoy nos resulta casi impensable vivir, el diseñador francés fue también uno de los primeros en utilizar materiales futuristas y novedosos, materiales como el charol y el neopreno, le gustaba comparar su taller con un laboratorio. Desde minifaldas hasta chaquetas de plástico, Courréges diseño siempre mirando hacia el siglo XXI lo cual le convirtió también en referente de muchos diseñadores que no podían evitar fijarse en él. A él le estaremos eternamente agradecidas por su papel clave en la liberación de la mujer, de las estrictas siluetas hiperfemeninas de los años 50 en favor de las minifaldas, vestidos de línea A y sus míticos botines blancos tan conocidos como los bogo boots. Aborreció los sujetadores, corsés, tacones altos y cualquier cosa que restringiera el movimiento. Porque en sus propias palabras: “Una mujer nunca es más hermosa que cuando está desnuda", quizás una declaración extraña para un diseñador cuyo papel es precisamente vestir a la mujer, pero el señor Courrèges nunca quiso ser lo que todo el mundo esperaba. El genio se ha ido aunque quedará eternamente presente en cada minifalda, en cada pantalón, en cada botín de charol, en cada vestido sixties de nuestro armario y en la memoria de todos los que amamos la moda y las mentes creativas y liberadoras.

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas