Moda

#5MinutosCon: Dalianah Arekion

Trabajo duro unido a un continuo intento de mejorar y superarse han llevado a la modelo Dalianah Arekion a lo más alto.
Reading time 7 minutes

Trabajo duro unido a un continuo intento de mejorar y superarse han llevado a la modelo Dalianah Arekion a lo más alto.

Dalianah Arekion empezó en el mundo de la moda con tan solo 16 años, fue duro pero no tuvo que esperar mucho para despegar, pues cuando aún estaba en el colegio, ya realizó un importante trabajo para Givenchy. Sus profesores no entendían su situación pero, a pesar de todo, continuó luchando hasta convertirse en lo que es a día de hoy: una modelo reconocida a nivel internacional. Actualmente, y a pesar de su temprana edad, ha logrado el sueño de cualquiera que se dedique a su misma profesión: trabajar para marcas de renombre como Custo Barcelona, Chanel o Revlon. En esta ocasión es Springfield quien se une a la lista con la recién rodada campaña The Gift Box. En ella, junto a los hermanos Casas (Mario y Óscar), ha destapado la esencia de la Navidad. Conversamos con Dalianah Arekion sobre este nuevo trabajo, la moda y su recorrido como modelo.

¿Cómo empezaste a interesarte por la moda? ¿De dónde te viene ese amor por el mundo del modelaje?

Cuando tenía unos 14 años, en la peluquería en la que me cortaba el pelo, en Santander, hacían unos desfiles y, en una sesión de fotos, el fotógrafo me sugirió que mandara unas polaroids a agencias de modelos españolas. Las mandé a todas porque no sabía muy bien con cuál quedarme y mi sorpresa fue que me llamaron todas. Al final firmé con Traffic que es mi actual agencia madre y así empezó todo.

¿Te habría gustado dedicarte a otro campo o ser modelo ha sido siempre tu meta?

El mundo de la moda me ha gustado desde siempre, pero también me gusta mucho el mundo del periodismo, el marketing, etc. Ahora estoy estudiando turismo pero también me gusta la interpretación. Me decanto más por la interpretación cuando termine mi época como modelo, pero prefiero pensar en el día a día.

Centrándonos en tu trayectoria, en 2013 abriste el desfile Otoño-Invierno de Givenchy convirtiéndote casi en unas de las musas de Ricardo Tisci. ¿Qué significó esto para ti?

Para mi fue un cambio muy brusco porque con 16 años, en cuarto de la ESO, pasé de ser una chica normal que va al instituto a que me conociera todo el mundo en la moda. Es un trabajo que te hace madurar muy rápido. Ahora lo noto cuando vuelvo a ver a mis amigas, las conversaciones no son las mismas porque yo estoy en otro mundo muy diferente. Está muy bien, pero el punto negativo es que enseguida te hacen ser una mujer responsable. Tienes que tener muy claro qué quieres porque si no estás dispuesta a eso no es el trabajo más idóneo.

¿Fue un punto de inflexión en tu carrera?

Fue el punto de inicio y el de inflexión. Totalmente. He tenido suerte porque no es lo normal empezar tan pequeña y tan fuerte, pero es lo que quiero y voy a aprovecharlo. Aunque, si que es cierto que me lo he tomado con más calma porque en cuarto de la ESO quería al menos terminar el instituto.

No todo han sido trabajos en el extranjero. También has desfilado en varias ocasiones en ‘Mercedes Benz Fashion Week’ y ‘080 Barcelona Fashion’. ¿Cómo te sientes trabajando en casa?

Muy a gusto porque, además, ¡qué más quiero yo que estar en casa! Es distinto, porque fuera cada desfile es en un sitio distinto y es mucho más ajetreado. Aquí es más cómodo., las pasarelas de Madrid y Barcelona me permiten ver a mis amigos y descansar.

¿Qué opinas de la moda española? ¿Crees que se aprecia como se debería?

Yo soy partidaria de la moda española, tenemos diseñadores buenísimos y hay que apoyarlos igual que nos apoyan a nosotras, a las modelos. Pero me gustaría que se les apreciara un poco más, sobre todo de forma internacional.

Hasta el momento has hecho campañas para muchas marcas tanto de televisión como de fotografía (Revlon, Schwarzkopf, Custo Barcelona, Chanel…) ¿Qué has aprendido de trabajar para tantas firmas con estilos tan diferentes entre sí?

Siempre me gusta coger lo bueno de cada experiencia porque cada diseñador tiene un mundo tan distinto en su cabeza que muchas veces te llama la atención pensar hasta dónde puede llegar la imaginación del ser humano para hacer una colección. También es importante no decir que no a ninguna tendencia, estudiarla bien y llevarlo a tu terreno. Yo me caracterizo un poco por eso, porque llevo el diseño o la marca con la que esté trabajando a mi terreno y eso parece que a la gente le gusta.

¿Prefieres desfilar o participar en campañas publicitarias?

Me gusta hacer las dos cosas porque el desfile es ‘tu momento’, te está mirando la gente, tienes que llevar lo mejor posible tu modelo y esa sensación de adrenalina ‘mola’. Un sesión de fotos es otra cosa; es recrear un mundo distinto con lo que quiera expresar el diseñador, por eso también me llama el mundo de la interpretación.

Continuando con las campañas. Eres la nueva imagen de Springfield, ¿cómo te sientes? ¿Qué significa para ti trabajar en ella?

Estoy muy contenta porque, además, he conocido a Mario Casas, un gran profesional que tenía muchas ganas de conocer. Además, nos hemos reído un montón. Y, también Springfield ha dado ahora un toque de personalidad a su ropa un poco más allá de lo que era antes. Estoy muy contenta de que hayan confiado en mí y que les guste mi físico y mi forma de ser para poder trabajar junto a Mario y a su hermano Óscar en la campaña.

¿Qué es lo que te ha atraído de Springfield para decidirte a trabajar con ellos?

El proyecto, el Fashion Film. Es un proyecto distinto que no había tenido oportunidad de hacer hasta el momento. Me llamó la atención y pensé ‘¿por qué no?’ Son cosas nuevas y, bueno, Springfield es muy buena marca, a mi me gusta mucho.

¿Cómo es este nuevo Fashion Film que estás realizando para la firma?

Es The Gift Box, la caja de regalo de Navidad. Es un tema navideño pero con un punto de misterio. Son dos historias. Mario y yo nos conocemos desde pequeños, nos encontramos como una pareja ya de adultos y comenzamos una relación. Luego, hay flashes en los que aparece Óscar, su hermano, que representa a Mario de pequeño y salgo yo de pequeña también. Muestra que Springfield es una marca para todas las edades. Es muy familiar y la historia es muy bonita. También representa ahora una mujer más fuerte, más independiente, con más carácter… Mi personaje es un poco el que lleva el Fashion Film y dirige un poco a Mario.

Después de conseguir reconocimientos como el de Mujer del Año o Mejor Modelo de MBFW, ¿Qué esperas lograr? ¿Cuáles son tu planes de futuro?

Espero seguir creciendo en el mundo de la moda. Al empezar tan joven tuve ahí un poco, no de parón, pero sí que me lo quise tomar con más calma porque al ser tan pequeña quería terminar mis estudios.. Espero que siga yendo todo igual o mucho mejor de lo que va ahora.

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas