Un plato de pasta que todavía no has probado - L'Officiel España
Lifestyle

Un plato de pasta que todavía no has probado

Para esas comidas entre amigos en las que te ha tocado a ti ser la anfitriona y solo quieres cocinar un plato único.
Reading time 2 minutes
Para esas comidas entre amigos en las que te ha tocado a ti ser la anfitriona y solo quieres cocinar un plato único. Si lo que estás buscando es un plato principal que llene los estómagos de tus comensales y tu especialidad es la pasta, prueba con esta receta en la que la salsa de mejillones se hace protagonista. Ingredientes: 350g de macarrones 1 cucharada de aceite de oliva y un chorrito de zumo de limón Para la salsa, necesitarás: 1kg de mejillones frescos, 850g de tomates sin escurrir, 1 cebolla grande picada, 125g de champiñones en láminas finas, 2 ó 3 dientes de ajo majados, 30g de mantequilla, 180ml de vino tinto seco, 1 cucharada de tomate frito, 2 cucharadas de albahaca fresca, 2 cucharadas de perejil fresco picado, 2 cucharadas de aceite de oliva y 1 hoja de laurel machacada en una pizca de pimienta. Paso a paso: 1.- Como paso previo, retira los filamentos de las valvas de los mejillones y límpialas frotando con un cepillo de cerdas gruesas con agua fría. Es un poco laborioso, pero debemos asegurarnos de que quedan perfectos. Desecha todos los mejillones que tienen las valvas abiertas o las que no se cierran al juntarlas. 2.- Ahora, vamos a preparar la salsa: vierte los mejillones, la mitad de la cebolla y el vino en una olla grande y, cuando empiece a hervir, baja a fuego medio, tapa y deja cocer durante 5 minutos hasta que las valvas se abran. Escurre los mejillones bien y reserva el líquido de la cocción, ¡no lo tires! 3.- En la misma olla, con aceite y mantequilla rehoga a fuego medio el resto de la cebolla, los champiñones y el ajo hasta que la primera esté tierna. Agrega entonces los tomates sin escurrir, el jugo de los mejillones que habías reservado, el tomate frito, la albahaca, el perejil, la hoja de laurel y la pimienta (esto último, al gusto). 4.- Deja cocer, sin tapar y removiendo de vez en cuando hasta que espese. Mientras, en otra cazuela grande cuece la pasta elegida. Cuando esté lista, escúrrela bien. 5.- Devuelve la pasta a la cazuela, incorpora la salsa y deja que se termine de calentar todo a fuego medio. Justo antes de servir, puedes rociar con el zumo del limón, pero es un toque opcional.

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas