Sin aliño no hay ensalada - L'Officiel España
Lifestyle

Sin aliño no hay ensalada

Al menos, no hay ensalada que valga, porque lo que le pones para darle sabor es fundamental a la hora de asimilar los nutrientes de las verduras y hortalizas.
Reading time 2 minutes
Al menos, no hay ensalada que valga, porque lo que le pones para darle sabor es fundamental a la hora de asimilar los nutrientes de las verduras y hortalizas. Hace años que mides (y mucho) la cantidad de aceite de oliva que pones a la ensalada. Hace años, muchísimos, que ni te planteas aliñarlas con salsa césar, y ni siquiera recuerdas a qué sabe la salsa ranchera. Bien, no vamos a discutir tus dos últimas decisiones porque las salsas preparadas no son un alimento ideal, pero si eres muy aficionada a ellas… ahora tienes la excusa perfecta para no abandonarlas. La cuestión es que siempre pensamos que lo del aliño tenía el sentido básico de dar algo de vida a la lechuga y a los demás ingredientes de la ensalada, pero un estudio publicado en el Molecular Nutrition and Food Research apunta a un motivo más importante: resulta que sin aliño es prácticamente imposible para nuestro cuerpo asimilar los nutrientes de las verduras y hortalizas. El estudio se realizó con diferentes aliños, uno con grasa saturada (mantequilla), otro con grasa poliinsaturada (aceite de maíz) y otro con grasa monoinsaturada (aceite de canola). Después de consumirlas, se tomó muestras de sangre de los individuos para medir cuanta grasa y carotenoides (los antioxidantes de las verduras) habían asimilado los individuos. Los resultados concluyeron que los aliños con grasas monoinsaturadas ayudan a asimilar más cantidad de carotenoides por ración. O dicho de otra manera: aquí, en el país del aceite de oliva, estamos de suerte porque es un producto clave para disfrutar de las ensaladas. Además de este tipo de aceite, también contiene grasas monoinsaturadas el aceite de sésamo, el aguacate y la mantequilla de cacahuete.

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas