Según un estudio, los millenials no quieren vacaciones - L'Officiel España
Lifestyle

Según un estudio, los millenials no quieren vacaciones

Diversos expertos hablan de una generación mártir, literalmente.
Reading time 2 minutes

Diversos expertos hablan de una generación mártir, literalmente.

No hace falta acudir a ningún estudio para saber que a los jóvenes de hoy en día les aterra pensar en su futuro profesional. La devastadora crisis económica de la que aún nos estamos recuperando ha ocasionado daños imposibles de remediar a corto plazo, y en consecuencia, nos encontramos ante un contexto caracterizado por una precariedad laboral sin precedentes. Y con una coyuntura complicada, vienen datos no muy alentadores, de la mano de infinidad de investigaciones que se encuentran observando este fenómeno. Y atención, porque según afirma un estudio reciente, no solamente las nuevas generaciones están recibiendo menos días de vacaciones que nunca, sino que además, se están negando a aprovecharlos.

Goodmorning <🌀🌍🌟>

Una foto publicada por ≠GWEELOS≠ (@willowsmith) el 12 de Ago de 2016 a la(s) 12:06 PDT

Mártires. Así define el último estudio llevado a cabo por el proyecto “Time Off” a los millenials con respecto al trabajo. Se refiere a ellos como empleados que están absolutamente dispuestos a sacrificar sus días de descanso, con tal de mostrar su fuerte dedicación a sus responsabilidades laborales. Sin embargo, no se trata de un acto altruista, ni mucho menos, sino del resultado de un temor irracional que cada vez sufren más los jóvenes a ser percibidos como reemplazables o poco responsables o de fiar.

Todo esto es, por tanto, consecuencia de una inseguridad adquirida por este grupo de trabajadores: los nacidos entre los años ochenta y finales de los noventa, y que llevan años escuchando las dificultades con las que se iban a enfrentar en el mercado laboral. Y parece ser que, aunque muchos otros estudios confirmen que las vacaciones son necesarias (y muy saludables) para regresar a nuestra lugar de trabajo centrados, productivos y con las pilas cargadas, este miedo irracional de no parecer lo suficientemente entregados al trabajo, termina siendo más fuerte.

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas