Receta: torrijas al Baileys - L'Officiel España
Lifestyle

Receta: torrijas al Baileys

Torrijas hay muchas, pero como esta, ninguna.
Reading time 2 minutes

Torrijas hay muchas, pero como esta, ninguna. Una dulce y perfecta combinación de sabores que rompe la tradición buscando un toque más innovador. La receta de siempre, con el toque perfecto del Bayleis que hace de estas torrijas, el mejor postre para acompañar el café de sobremesa estas vacaciones.

Pan, leche, huevos, azúcar y, si se tiene el gusto, un poco de canela. Una receta de esas “de toda la vida” que esta semana se convierte en protagonista de toda pastelería o cocina, inundando con su sabor y su olor todas las mesas.

Desde las más golosas, hasta las que no lo son tanto, no hay quien se resista a este dulce tan típico de la Semana Santa. (Sí, lo sabemos, tú también estabas contando los días para poder volver a disfrutarlas). En su versión original o en las cientos de combinaciones, fórmulas y sabores que encontramos hoy en día.

De fresa, de chocolate (los más básicos), de pistacho, de crema de cacahuete, de frutas del bosque, de avellana, dulce de leche… Y, para las que se pirran por el buen sabor dulce y ahumado a la par que tiene el Baileys, una nueva versión ha llegado a nuestro poder.

La receta que convierte a las torrijas en la combinación perfecta para acabar toda comida junto a un café… O una buena cena con una copia de licor. Para darle un gusto al paladar, a las vacaciones y al cuerpo, que nunca viene mal.

Ingredientes:

1 rodaja de pan 1 huevo pequeño ½ vaso de leche 1 cucharada sopera de Bayleis 1 cucharada sopera de crema de orujo 1 cucharada de canela 25g de azúcar moreno Aceite para freír

Elaboración:

Primero debemos mezclar la leche junto con el Bayleis, la crema de orujo y la canela, para hacer la base. Y una vez mezclado hervimos durante unos 10 minutos para que coja cuerpo.

Colocamos la mezcla ya hervida en un plato hondo e introducimos rodaja a rodaja, bañando las dos caras en el líquido (20 minutos cada una).

Una vez terminado sacamos la rodaja de pan y la rebozamos en huevo, para posteriormente freírla en el aceite caliente, hasta que esté dorada por ambos lados (ha de darse la vuelta).

Añadimos azúcar y, si queremos, una pizca de canela, ¡y a disfrutar!

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas