Lifestyle

¿Qué tiene la ropa ‘vintage’ que tanto nos gusta?

Tiene la ‘CEE’, calidad, exclusividad y estética.
Reading time 3 minutes

Tiene la ‘CEE’, calidad, exclusividad y estética. Pero, ¿es lo mismo vintage que retro y segunda mano? Aquí las claves.

La ropa vintage y de segunda mano está revolucionando el mercado de la moda. Tras el reinado de las grandes compañías lowcost, las compradoras estamos empezando a buscar más la originalidad de nuestra prenda, cambiando ciertas piezas creadas en cadena por algo único, que nadie más vaya a llevar y que tenga una historia, una edad como el buen vino.

Lo primero para comprar ropa antigua, es diferenciar entre segunda mano, retro y vintage. La ropa vintage no tiene por qué estar usada; puede ser nueva pero debe pertenecer a varias décadas atrás (la ropa de cuando tu madre era joven entra en esta categoría), mientras que la de segunda mano sí lo está. La retro por su parte es ropa de nueva fabricación pero inspirada en otra época, véase el desfile de Gucci de Primavera-Verano 2016. A continuación, más datos a tener en cuenta.

- La calidad. Antiguamente la ropa tenía una calidad muy superior a la de ahora. Se solían realizar las prendas a medida y petición del consumidor, con materiales duraderos, pues se buscaba la calidad, que esa prenda durase en el guardarropa décadas. Y de hecho, se ha conseguido. Hoy día es casi imposible adquirir una prenda duradera, un error teniendo en cuenta que la moda es cíclica y seguramente en unos años vuelva esa misma tendencia. Mirad los pantalones de campana y los trajes de chaqueta, seguro que muchas los habíais tirado hace años.

- La exclusividad de la prenda. La ropa vintage no se solía fabricar en cadena, sino que estaba hecha a medida por una modista, por lo que había muy pocas piezas de un solo modelo.

- La estética y la historia. El aire retro, la sensación de que detrás de ese vestido hay una historia guardada, de que el collar de los años 30 ha vivido más aventuras amorosas de las que podrías llegar a imaginar... entra en juego el gusto por las piezas únicas con valor histórico.

En las grandes ciudades hay cantidad de tiendas vintage y de segunda mano, así como mercadillos donde puedes adquirir no sólo ropa, sino toda clase de objetos como tocadiscos, lámparas, libros y juguetes antiguos. Una de las ciudades europeas con más cultura vintage es Londres. Barrios como el Soho, Covent Garden o Candem Town pueblan la ciudad de pequeñas tiendas vintage donde rebuscar durante horas hasta dar con un tesoro escondido. También los mercadillos como el de Bricklane o Portobello tienen infinidad de piezas únicas. Otras ciudades como Berlín, Ámsterdam, Madrid o Dublín ofrecen muchas posibilidades a la hora de comprar este tipo de ropa.

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas