No tendrás que meter tripa - L'Officiel España
Lifestyle

No tendrás que meter tripa

Porque la dieta no es suficiente para poder enfundarte en ese ajustado vestido o en el primer biquini del año.
Reading time 3 minutes
Porque la dieta no es suficiente para poder enfundarte en ese ajustado vestido o en el primer biquini del año. Comer y beber lo que debes y no siempre lo que quieres es fundamental para que nuestro vientre no eche a perder ese primer look luciendo figura. Se avecinan las primeras vacaciones del año y los primeros BBC (bodas, bautizos y comuniones) y tú has empezado a cuidarte. Quizá tienes hambre - o más bien gusanillo - y recurres a esas bebidas que te sacian, - o más bien que te llenan de gas-; quizá también buscas depurarte a base de fibra, y estás comiendo cantidades ingentes con el objetivo de mejorar el tránsito. Y quizá, sólo quizá, te permites una larga sobremesa el día que te das un capricho. Comer rico y variado es fundamental pero hay que tener cuidado con el efecto inmediato de ciertos alimentos en el cuerpo y no digamos de los “vicios”. Y es que si enfundarte en un vestido ajustado o ponerte tu primer biquini en tus vacaciones de primavera siempre es una tarea delicada, más aún cuando se consumen alimentos que hacen que el vientre se hinche. Quizá no hagas ninguna de estas 7 cosas, pero si por si acaso, echa un vistazo para evitarla al menos el día clave. Bebidas con gas. Por muy light que sean, el gas que contienen se almacena en el estómago y lo expande rápidamente. Chicles. El chicle es muy recurrente entre horas para engañar el estómago, pero una de las cosas que produce ese engaño es el aire. Al estar continuamente masticando, tragas aire que provoca hinchazón y presión en el vientre. Pipas. No son recomendables en plena dieta pero hay a quien el vicio le puede. Al pelarlas con la boca ingieres un montón de aire que se dirige derecho a tu estómago. Por eso después de una bolsa te sientes lleno e incluso empachado si las has comido como los loros, has tragado más aire que alimento. Tabaco. Con el tabaco pasa igual, a cada calada parte del aire se va a tu estómago. Sabemos que es difícil dejarlo mientras haces una dieta pero haz acopio de fuerza de voluntad porque, obviamente, el vientre hinchado no es el mayor de tus problemas. Si fumas, multiplicarás el número de cajetillas para matar el hambre. Alimentos ricos en fibra. Cereales, legumbres... Son más difíciles de digerir, sobre todo si haces las legumbres en guisos pesados. Verduras crudas. Hinchan más que las cocinadas. Incluso la lechuga, carne de cañón para las dietas, ayuda a que adelgaces, sí, como todos los alimentos saludables, pero no te libran de esa hinchazón de unas horas. La sobremesa. Sí, el permanecer largo rato sentados después de una comida en la que, seguramente, están presentes alguno de estos alimentos, favorece que se hinche el vientre. Caminar un poco después de comer facilita la digestión y alivia la sensación de pesadez que provocan estos alimentos.

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas