Morir de amor, literalmente, es posible - L'Officiel España
Lifestyle

Morir de amor, literalmente, es posible

Un grupo de científicos en Dinamarca descubren evidencias físicas del dolor que sufrimos cuando rompemos con nuestra pareja.
Reading time 1 minutes

Un grupo de científicos en Dinamarca descubren evidencias físicas del dolor que sufrimos cuando rompemos con nuestra pareja.

El desamor es una experiencia por la que todos hemos pasado, o todos pasaremos en algún momento de nuestras vidas. Cuando esa sensación de vacío — finalmente — se va, no nos queda otra que aprender de ello y extraer la parte más positiva de la experiencia, pero lo cierto es que mientras lo estamos viviendo, puede volverse insufrible. Y hablamos, en este caso, en el sentido más literal, pues investigaciones recientes han descubierto que esta angustia que sentimos en los peores momentos post-ruptura podría desencadenar un ritmo cardiaco irregular, capaz de poner en peligro nuestra propia vida.

Sí, habéis leído bien. Ese “dolor” del que se habla a modo figurativo puede volverse tan real como cualquier otra molestia física que podamos experimentar. Para llevar a cabo el estudio — con fecha inicial en 1995 y concluido en el 2014 —, se evaluaron alrededor de 1 millón de personas de Dinamarca, evidenciándose que el riesgo a padecer un ritmo cardiaco anormal aumentaba en un 41% entre las personas que habían perdido a su pareja, en comparación con las que no. Los puntos álgidos de peligro se situaban entre los ocho y los catorce días tras la ruptura, pero la vuelta a la normalidad no tenía lugar hasta un año después del “trauma”. Ahora nos lo pensaremos dos veces antes de enamorarnos.

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas