Lifestyle

Los beneficios de la esgrima

Es la última tendencia sporty.
Reading time 3 minutes

Es la última tendencia sporty. Un deporte que vuelve del pasado para conquistar a los amantes de los juegos de estrategia y los deportes de resistencia. ¡Ah!, y quemas hasta 400 calorías por sesión. Touché!

  El deporte se ha vuelto una tendencia tan variable como la moda. De fondo de armario tenemos el running, siempre está ahí aunque cada nueva temporada lo combinamos con algo nuevo. También hay tendencias que van y vienen como la natación o el spinning que o gustan mucho o se detestan. Hay otras tan incómodas y aptas para valientes como los tacones más altos, pero igualmente necesarias como son el bikram yoga o el crossfit. Y, de pronto, hay un must have de temporada que tienes que probar aunque todo el mundo lo lleve, así ha sucedido con el ballet, el yoga en suspensión y, ahora, la esgrima. Y es que este deporte, que vuelve desde un pasado más bien lejano, llega para conquistar a las amantes de la estrategia, la concentración y el deporte de resistencia. Para quienes aún creáis que la esgrima es solo un juego con una espada, deciros que en realidad es una disciplina que combina el trabajo mental de cualquier juego de estrategia, la elegancia del ballet, la inteligencia y concentración del ajedrez y el esfuerzo físico de cualquier deporte de resistencia. Todo este cóctel tiene como resultado cinco beneficios físicos y psicológicos que acabarán por convencerte. Mejora la flexibilidad. A base de estocadas, el movimiento de golpeo al oponente mejora la flexibilidad de los muslos, caderas, glúteos al igual que la parte de la espalda baja y alta. Aumenta la fuerza de las piernas y la resistencia. La posición de guardia, con las piernas flexionadas y los movimientos hacia delante y atrás, incrementa de manera notable la resistencia de las piernas y la fuerza de las mismas. Y corrige la postura corporal para adoptar una pose elegante. Ademas, no hace falta una forma física específica, se va ganando con el entrenamiento.   Moldea la figura. Una de las principales preocupaciones cuando se practica deporte es que los músculos tienden a ensanchar debido al aumento de masa muscular. Pero la esgrima, al ser un ejercicio aeróbico, moldea la figura igual que en el ballet, con movimientos gráciles que ayudan a adelgazar.  Según datos de la Universidad de Princeton, se llegan a quemar hasta 400 calorías en una sesión de entrenamiento. Mejora la agilidad física y mental. El cuerpo se vuelve más rápido en sus movimientos al reaccionar ante los del oponente. Y lo mismo sucede con la mente, cada vez piensa con más rapidez en el siguiente movimiento de ataque y de defensa. Ambas cualidades se extrapolan a nuestra vida diaria, dinamitando la toma de decisiones y agilizando nuestros movimientos. Mejora la concentración. Es un arte de guerra cuyo principal objetivo es adelantarse a los movimientos del contrincante. El deportista debe analizar en cuestión de segundos su situación, por lo que interviene el pensamiento, la reflexión y el cálculo para lograr vencer al adversario. Tanta aceptación está teniendo que hoteles como el Barceló Montecastillo Golf & Sports Resort ya ofrece en su carta de servicios unas clases de esgrima durante tu estancia, el Touché Program. ¿Aceptas el duelo?

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas