Y llegaron los arándanos (que siempre habían estado) - L'Officiel España
Lifestyle

Y llegaron los arándanos (que siempre habían estado)

Tú tampoco lo sabías pero has descubierto que los arándanos te encantan.
Reading time 2 minutes

Tú tampoco lo sabías pero has descubierto que los arándanos te encantan. ¿Y ahora qué? Ahora, sencillamente, no puedes pasar sin ellos. Los quieres para desayunar, para picar a media mañana, para merendar después de un baño e incluso para saborearlos antes de ir a la cama. Los quieres como si fuera a acabarse el mundo. Y te entendemos. Los arándanos están dando que hablar este verano al tiempo que demuestran que hay vida más allá de las frutas que siempre han liderado esta estación. No es que la sandía o el melón tengan los días contados pero les ha salido un rival al que vigilar muy de cerca. Además, a estas bayas no les faltan beneficios gracias a su composición, rica en fibra, magnesio, potasio, hidratos de carbono o vitamina C. Por cierto, los rojos son ideales para proteger el sistema renal mientras que los azules aportan muchos beneficios al sistema digestivo. Imagínate qué regalo para tu cuerpo si combinas los dos. A los arándanos también se les atribuyen otras cualidades: su acción antioxidante o su efecto antiinflamatorio. Asimismo, se ha demostrado que ayuda a prevenir el cáncer, especialmente el de colón y mejora el sistema inmunológico. Con esta carta de presentación, era lógico que todas las dietas quisieran contar con ellos. Como ocurre casi siempre que hablamos de frutas, es mejor comerlos de forma natural. Y posibilidades hay muchas, desde incluirlos en tu ensalada del día o mezclarlos con tu yogur favorito. Si te has vuelto adicta, los acabarás comiendo solos. Y si te gusta la cocina, empezarás a buscar recetas para probar con ellos. ¿Te apetece un helado de arándanos? Primero, lava los arándanos y córtalos por la mitad. En una olla grande, añade azúcar, vainilla, dos cucharadas de agua y los arándanos troceados. Después, pon esta mezcla a hervir a fuego lento. Te aconsejamos que vayas removiendo poco a poco hasta que el azúcar se disuelva y los arándonos estén a punto de deshacerse. Deja reposar unos minutos y pásalo todo por un colador. Ahora solo añade la nata y bate para conseguir la mezcla. Por último, conserva en el congelador durante unas horas. Se te harán eternas, lo sabemos. Pero lo bueno se hace esperar. ¿Hemos dicho por último? Entonces nos hemos equivocado. Porque el paso final es disfrutar. Compartir. Invitar. Y, sobre todo, celebrar. Ingredientes: 300 gr de arándanos – 250gr de azúcar – Agua – 300 gr de crema de leche.

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas