Lifestyle

La ciencia descubre datos (no especialmente reveladores) sobre el alcohol

Un estudio llevado a cabo por la Wake Forest Baptist Medical Center acaban de revelar que el alcohol nos proporciona felicidad a corto plazo, explicando por qué muchas personas que padecen de depresión recurren a automedicarse.
Reading time 2 minutes

Un estudio llevado a cabo por la Wake Forest Baptist Medical Center acaban de revelar que el alcohol nos proporciona felicidad a corto plazo, explicando por qué muchas personas que padecen de depresión recurren a automedicarse.

Son varios los estudios que aseguran que tomarnos una copa de vino cada día es un hábito beneficioso para nuestra salud, y sin duda este es uno de los regalos más bonitos que nos ha hecho la ciencia. Porque ese detalle con el que muchos nos premiamos al llegar la noche — tras haber sufrido una agotadora jornada —, así como la cerveza de los domingos con las amigas o el gin-tonic del viernes noche, nos hacen felices. Y no lo decimos por haberlo experimentado en primera persona (aunque también). Acaba de confirmarlo un estudio reciente.

@cocktail_acdmy

Los investigadores Wake Forest Baptist Medical Center son los responsables de estos — no tan — nuevos descubrimientos acerca del alcohol. Con el objetivo de descubrir un punto en común entre el alcoholismo y la depresión que explicase la razón por la que tantas personas optaban por automedicarse, los científicos hallaron que las bebidas alcohólicas actúan como unos potentes antidepresivos a corto plazo. El resultado de dicho estudio confirma con datos bioquímicos y conductuales esta hipótesis, explicando por qué cuando tenemos un mal día, una inocente copa de cava puede quitarnos todos los males.

Por otro lado, los mismos profesionales que llevaron a cabo el estudio, advirtieron de que sus conclusiones no han de interpretarse incorrectamente: el alcohol no es un tratamiento efectivo contra la depresión. No a largo plazo. “Definitivamente, existe un peligro en cuanto a automedicarse con alcohol. Hay una línea muy fina entre sus beneficios y su poder dañino, y llegados a un punto, automedicarse repetidamente puede convertirse en una adicción”, han declarado.

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas