Escribir como terapia - L'Officiel España
Lifestyle

Escribir como terapia

Escribir es una manera de desbloquearse emocionalmente, de liberarse de los pensamientos negativos y de deshacerse de esos temores que nos limitan.
Reading time 2 minutes
Escribir es una manera de desbloquearse emocionalmente, de liberarse de los pensamientos negativos y de deshacerse de esos temores que nos limitan. Esta práctica ha resultado ser muy positiva, de hecho, de terapias como ésta han salido grandes obras de la literatura. -Cuando existe un problema que nos mantiene en vela toda la noche, es normal intentar olvidarlo, restarle importancia y evitar pensar en ello, por eso el escribirlo en una hoja de papel puede ser muy beneficioso, pues ayuda a ver las cosas dese otra perspectiva, con más claridad y sobre todo, tiene un efecto liberador. -Al comenzar a escribir, puede que te sientas mal, incluso triste, pero esto es porque la cosa va bien; está funcionando. Para librarte de eso que tanto te disgusta, primero hay que llegar al fondo del asunto. -Además de aumentar la creatividad, a través de la escritura se amplía la actividad neuronal y se regulan los procesos mentales. - Escribir una carta a las personas que te hicieron daño, a las que ya no están o a las que no sabes cómo contarles algo es muy liberador. Simplemente coge papel y lápiz y pon todo lo que no te atreviste a decirles. Luego, léela un par de veces y quémala para no recrearte en ello. Te habrás quitado un gran peso de encima. -Llevar un diario es una práctica que, aunque pueda parecerte algo cursi, lo cierto es que tiene un efecto muy positivo en nuestra salud mental. Escribir un rato cada día sobre esos problemas que nos quitan el sueño puede ayudarnos a ver las cosas de otro modo y a observar cómo se van desarrollando día tras día. Al final, al volver la vista al principio del cuaderno te sorprenderás de todo lo que has superado. -Pero no solo puedes escribir sobre tu vida y emociones; sumérgete en el maravilloso mundo de la escritura creativa y saca esa artista que llevas dentro. Comienza por pequeños cuentos, relatos de cosas cotidianas o fantasías disparatadas, da igual, déjate llevar y disfruta del placer de crear.

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas