El mito de las legumbres - L'Officiel España
Lifestyle

El mito de las legumbres

Son un superalimento que lleva toda la vida con nosotras y que hemos decidido tirar por tierra a base de mitos que hoy te desmentimos de la mano de una experta en nutrición.
Reading time 4 minutes
Son un superalimento que lleva toda la vida con nosotras y que hemos decidido tirar por tierra a base de mitos que hoy te desmentimos de la mano de una experta en nutrición. El primero de ellos es que engordan, mentira. Ahora que te pica la curiosidad, continúa leyendo. ¿Sabes aquello de “lentejas comida de viejas, si quieres las comes y si no, las dejas”? Pues no las dejes, jamás, de hecho cómelas todo lo que puedas, porque este plato, y las legumbres por lo general, que hemos considerado calórico, pesado y “de cuchara” tiene mil formas y todas ellas son infinitamente beneficiosas y, atenta, light. Las legumbres son un alimento muy completo por su riqueza en carbohidratos y proteínas. Tan completo que, para vegetarianos y personas que han decidido dejar de lado la carne, puede ser un sustito perfecto de la carne si se cocinan como es debido. Pero para que sean completas de verdad hay que incorporarlas al plato con algún complemento. “Las legumbres tienen un elevado contenido proteico pero sus proteínas son incompletas. Esto quiere decir que les falta “algo” y ese “algo” nos lo pueden proporcionar los cereales – nos comenta la doctora Aguado Delicado, Médico de Atención Primaria y Nutricionista – De manera que, si cocinamos la legumbre que más nos guste con cereales conseguiremos unas proteínas muy similares a las de la carne y, si añadimos verduras, tendremos un plato completo”. O sea que, sin saberlo y habiendo desterrado el puchero de toda la vida, teníamos delante el plato más completo del mundo, sobre todo si hablamos de lentejas, soja blanca y azukis, que son las legumbres con más nutrientes. El problema y principal causa para haberlo desterrado de la dieta es el mito de que engordan. “Todo depende de cómo se cocinen y de la cantidad que comamos, como sucede con todos los alimentos. Si las cocinamos en el clásico guiso que incluye jamón, tocino, morcilla y demás complementos, engordan por el exceso de grasa y se digieren mucho peor, por eso nos resultan tan pesadas”, nos cuenta la doctora Aguado y yo aprovecho para pedirle algún truco que las haga sanísimas. “Lo que hay que hacer – me responde – es, en primer lugar, cocinarlas con cereales y verduras y poner una cantidad acorde a nuestras necesidades, si no te gustan las verduras cocinadas, acompaña tu plato de legumbres con cereales con una ensalada multicolor, pero olvida todos esos complementos grasos”. Y claro, una piensa en ese sabor tan característico que le da ese sofrito del guiso de toda la vida, el jamón, el pimentón del chorizo… Pero hasta para eso hay un truco que hemos probado y resulta que funciona: la receta light que nos recomienda la doctora. “Cocina las legumbres con un poquito de aceite de oliva en crudo (no sofrito) y añade especias como el comino o el laurel para facilitar la digestión. Utiliza pimentón de La Vera, le dará mucho sabor. Si te gusta el limón, añade unas gotitas para favorecer la absorción del hierro, si no, puedes completar la comida con un zumo de naranja de postre, que hará la misma función. Sólo te falta un nutriente, la Vitamina D, la puedes incorporar a esa ensalada de acompañamiento en forma de huevo duro”.   Por último y ya animada a volver a comer legumbres, sin duda, le pido a la doctora que me (y os) recomiende sus platos favoritos. Me habla de lentejas con arroz integral, puerro, zanahoria, acelga, tomate, pimiento y ajo, todo junto en la olla; de judías pintas con arroz, col, zanahoria y ajo; de un salteado de garbanzos con arroz y, como capricho, taquitos de jamón serrano magro; y para tradicionales, del clásico potaje de garbanzos, alubias blancas, arroz, bacalao, gambas o almejas. A estos cuatro cabe añadir la multitud de ensaladas que puedes hacer en frío y que, con legumbres, arroz e imaginación pueden ser el plato (y el tupper) perfecto. Recetas de siempre que se vuelven de ahora para cubrir nuestras necesidades básicas de nutrientes y cuidar nuestra figura como queremos.

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas