Por qué debes dejar de mirar tu e-mail después del trabajo - L'Officiel España
Lifestyle

Por qué debes dejar de mirar tu e-mail después del trabajo

Según un estudio reciente, las consecuencias de este hábito aparentemente inofensivo son en realidad devastadoras para nuestro proceso de recuperación.
Reading time 2 minutes

Según un estudio reciente, las consecuencias de este hábito aparentemente inofensivo son en realidad devastadoras para nuestro proceso de recuperación.

Para lograr una rutina equilibrada entre nuestro trabajo y nuestro tiempo libre, debemos tener muy claras las horas que dedicamos a cada uno. Debemos ser conscientes, también, de que una vez hemos dado un paso fuera de la oficina, nuestra misión ese día ha sido cumplida, y las responsabilidades quedan dentro de ese espacio — al menos hasta la mañana siguiente —. Sin embargo, los más “workaholics”, tendemos a caer en el error de, aunque ya hayamos terminado nuestra jornada laboral, revisar “por si acaso” nuestro e-mail. En casa, tomando algo con los amigos, o antes de dormir (un clásico). Una sensación aparentemente inofensiva de que hemos de estar pendientes de él, pero que tiene unas consecuencias devastadoras sobre nuestra salud.

Splash 💙

Una foto publicada por Amlul.com (@galagonzalez) el 29 de Jul de 2016 a la(s) 4:20 PDT

  Según los resultados de un estudio, llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Lehigh, revisar nuestro correo electrónico en nuestras horas libres tiene un impacto tremendamente negativo en nuestras emociones, llevándonos al agotamiento y al desgaste. Este uso que le damos en nuestros momentos de descanso es en realidad un enorme “impedimento del proceso de recuperación”, afirman los investigadores. “Su accesibilidad contribuye a que sintamos esta sobrecarga de trabajo dado que permite que los empleados estar conectados al trabajo como si nunca hubiesen salido de la oficina. Al mismo tiempo, inhibe nuestra capacidad de separar psicológicamente algunas cuestiones relacionadas con el trabajo, a través de esta conectividad continua”, añaden. En definitiva, la necesidad de estar pendientes de nuestro e-mail todo el tiempo es una realidad cada vez más usual entre los trabajadores, y aunque parezca una práctica inofensiva — y que solo nos quitará unos minutos de nuestro tiempo —, nos causa un agotamiento nada saludable. Sin embargo, determinados individuos aún no logran dejar atrás este tóxico hábito. Los “workaholics”, esas personas obsesionadas con el trabajo, conocen esto muy bien. Y en el caso de que te estés planteando si perteneces o no a este grupo, te damos las claves para descubrirlo.   [embed]http://lofficiel.es/lifestyle/10-senales-una-workaholic/[/embed]

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas