Lifestyle

¿Qué daño puede causarte ser una quejica de todo?

Se ha demostrado que quejarse en exceso tiene una fuerte relación con síntomas de depresión y ansiedad.
Reading time 2 minutes

Se ha demostrado que quejarse en exceso tiene una fuerte relación con síntomas de depresión y ansiedad. El pesimismo continuo que hace que no estemos conformes con nada nos arrastra por el lado negativo, ocasionando graves periodos de ansiedad y malestar.

El doctor Robin Kowalski, profesor de psicología de la universidad de Clemson ha declarado que el exceso de quejas produce un estado de depresión y ansiedad en el cerebro humano. El profesor de Clemson advierte que la solución no está en eliminar las quejas sino en reducir la incidencia de estas y proyectar signos de esperanza en nuestro pensamiento. Es decir, no dejar que el pesimismo eterno e inconformismo nos ocasionen ansiedad y depresión. La negatividad ocasional se considera un síntoma normal, sin embargo, el exceso de quejas y pesimismo puede resultar en grandes trastornos emocionales.

De acuerdo con los estudios basados en el principio de Donald Hebb: las neuronas que nacen juntas, permaneces juntas, cualquier cosa que pensemos o que nos provoque sensaciones, hace que miles de neuronas sean disparadas y formen una red neuronal. Esto provoca que el cerebro dispare las mismas neuronas con un pensamiento muy repetitivo. Lo que significa que, si proyectamos nuestros pensamientos en pesimismo y quejas, nuestro cerebro disparará neuronas en función a dichos pensamientos negativos e influirá en nuestro estado anímico y en los trastornos emocionales.

Para poder evitar los periodos de ansiedad y depresión causados por el exceso de pesimismo debemos practicar la ley del esfuerzo, debemos esforzarnos en todas las áreas de nuestra vida para poder encontrar las soluciones pertinentes. Además, para poder dejar de lado lo negativo, debemos desarrollar soluciones para cambiar las reacciones que nos incomodan o nos producen malestar. En tercer lugar, es crucial mostrarnos agradecidos, es la manera de disminuir las quejas. Y, por último, debemos conocernos a nosotras mismas, ser conscientes de nuestras emociones, sentimientos y sensaciones físicas.

Para poder reducir la ansiedad y depresión es esencial cambiar nuestros patrones de pensamiento. Pasar de una mentalidad negativa a una positiva reducirá por completo el riesgo a cualquier trastorno anímico y para ello, debemos practicar un ejercicio de autoconocimiento y meditación personal.

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas