Lifestyle

Conociendo la dieta flexitariana

Es hora de que te familiarices con los conocidos como “los vegetarianos tramposos”.
Reading time 2 minutes

Es hora de que te familiarices con los conocidos como “los vegetarianos tramposos”. Así es la dieta flexitariana.

La creciente preocupación por nuestra estética, bienestar y salud tiene múltiples consecuencias favorables en nuestra sociedad. Entre ellas, que surgen diversas formas de constituir nuestra dieta, según nuestras preferencias, necesidades o incluso valores morales. Una de esas dietas, que está sufriendo un importante auge en los último años (aunque se remonta a la década de los noventa), recibe el nombre de flexitarianismo — o semi-vegetarianismo —.

Los flexitarianos comen prácticamente la totalidad de sus comidas como lo hacen los vegetarianos, pero sin embargo se permiten disfrutar ocasionalmente de un plato de carne, o de pescado. Se trata de la solución ideal para aquellas personas que sienten que desde un punto de vista ético deberían dejar de comer carne, y que sin embargo no pueden por la gran satisfacción que les aporta. También para aquellas personas que quieren introducirse en un estilo de vida mucho más saludable, recortando el consumo de carnes hasta que se convierte en algo puntual. Porque, ¿Cuántas veces hemos escuchado eso de “me encantaría ser vegetariano pero me gusta demasiado la carne”?

Los noventa fueron los años en los que esta dieta comenzó a convertirse en tendencia, y con el tiempo fue consiguiendo adeptos con rapidez. También en el espectro de las celebrities. Paul McCartney, por ejemplo, implantó en su familia los “lunes sin carne” (y curiosamente Stella se ha convertido en la fundadora de la primera casa de lujo estrictamente vegetariana), y otras personalidades como Gwyneth Paltrow o Cameron Diaz han sido grandes apoyos para el movimiento. Lo cierto es que está comprobado que tanto la ausencia como el exceso de carne puede ser nocivo para nuestra salud, por lo que el flexitarianismo se alza como la mejor opción para los “vegetarianos” más tramposos. ¿Te apuntas al movimiento?

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas