Un italiano con suerte – L’Officiel
Hommes

Un italiano con suerte

“Un vendedor de sueños”. Así es como se define Paolo Stella, que comenzó su carrera como actor y acabó convirtiéndose en una de las caras más influyentes del mundo de la moda masculina.
Reading time 6 minutes

Cuando acudes a un desfile te tiene que gustar ver y ser visto. Y Paolo Stella sabe cómo cumplir con ambas tareas. Este elegante milanés se convirtió, gracias al front row de Louis Vuitton, en uno de los hombres más influyentes de la industria de la moda masculina. Con motivo del desfile de Massimo Dutti en París, charlamos con él para entender mejor en qué consiste su trabajo.

Lo primero de todo, ¿qué significa para ti ser influencer?

Ser un contador de historias moderno, mostrar lo que es la vida desde mi punto de vista.

¿Cómo llega entonces un estudiante de arquitectura a convertirse primero en actor, luego en influencer y vivir de ello?

Simplemente diciendo que sí. Soy una especie de ‘partidario por el sí’ al que le encanta embarcarse en nuevas aventuras, lanzarse a probar nuevas experiencias sin llegar a pensarlo demasiado. Soy muy curioso y un hombre con un hambre voraz por probar cosas nuevas.

Además de esos primeros estudios, fuiste editor en Elle Italia y formaste parte de aquel primer equipo con el que nació la prestigiosa revista Lampoon. ¿Todo suma en este mundo?

Cada capítulo de mi vida me ha llevado a ser el hombre en el que me he convertido hoy. Toda esa experiencia me dio, sin lugar a dudas, una base editorial innegable. No quiero que suene arrogante, pero a veces echo de menos el olor del papel impreso y la idea de que eso pueda existir para siempre.

¿Qué se siente la primera vez que llegas al desfile de Louis Vuitton como it-boy y te sientan en el front row con todos los profesionales del sector?

Sucedió cuando aún era actor y justo había acabado de rodar mi primera película independiente. Pensaba que sería vista por cuatro personas y uno de ello resultó ser el RRPP de Louis Vuitton. De repente, me encontré a mí mismo sentado en el front row con Bradley Cooper. Creo que la mayoría de la prensa en aquel momento pensó: “Pero ¿quién es ese chico?”.

¿Crees que esta tendencia puede llegar a convertirse en una profesión y mantenerse en el tiempo?

La verdad es que nunca me he preocupado por este nuevo estatus social. Y voy a seguir siendo un influencer mientras siga siendo feliz haciéndolo y pueda divertirme cada día con el trabajo de mi vida. ahora mismo, este es lo mejor que he hecho. Me permite expresarme, con mi propia alma creativa y sin importarme lo que piensen los demás.

Están rodando un documental sobre ti y tus dos compañeras, Eleonora Carisi y Candela Novembre. ¿Qué nos vamos a encontrar en él?

Estaba un poco cansado de contestar mil veces al día esa pregunta que todo el mundo te hace: “¿Qué es lo que realmente haces?”. Por eso, decidí hacerlo todo más sencillo y decir: “Esto es lo que hago, por favor, no vuelvas a preguntármelo”.

Junto a ellas, eres la tercera pata fundadora de Grumble, que basa su trabajo en la comunicación online para diferentes marcas. ¿En qué consiste tu día a día en ella?

Cuando entendí que era bastante bueno en esto de enseñar mi vida en las redes sociales, pensé que podría funcionar como una auténtica marca. así, decidí abrir Grumble con Eleonora Carisi y con Ivano Marino, una agencia de social media que crease contenido para firmas de moda y lujo, estudiando las mejores estrategias online para cada una de ellas y dirigiendo sus perfiles en las redes sociales.

Una de las estrategias de comunicación es, precisamente, el trabajo con influencers. ¿Qué debe tener un buen influencer para que entre a formar parte de una de ellas?

Como te decía al principio, creo que lo más importante de todo ha sido y es siempre contar una historia. Y esa historia tiene que ser realmente interesante, ser capaz de crear una conversación en torno a ella.

¿Es difícil ser auténtico en este mundo?

Sí, es totalmente cierto, pero es el único modo de vivir.

¿Cuál es la parte que más te gusta de tu trabajo, considerando todos los aspectos que este implica?

La primera idea, toda esa creatividad.

¿Cómo separas tu vida privada de ese perfil público que mantienes activo durante todo el día?

En realidad, es muy sencillo: sobreexponerte crea, a su vez, cierta protección sobre ti mismo. Lo único que tienes que hacer es ser capaz de decidir qué quieres enseñar y qué quieres que no se desvele.

Ahora que llevamos el móvil en el bolsillo y todo se comparte (jornadas laborales que casi ocupan las 24 horas del día), ¿hay que organizarse mucho para poder llevar un ritmo mínimo de publicaciones o funcionas más por el aquí y ahora?

Es una mezcla de naturalidad y necesaria organización, sin lugar a dudas.

Los influencers venden sueños, el ‘querer ser’. ¿Cómo se crea una atmósfera de deseo con éxito en un tamaño de 1080 x 1080?

Los influencers permiten que la gente se asome a la cerradura y pueda ver qué hay detrás de la puerta, dejándoles formar parte de un mundo al que, por lo general, les está prohibido entrar.

Ahora, hablemos de moda: ¿sin qué prenda no serías capaz de vivir?

Un abrigo color camel, unos pantalones vaqueros y una camiseta blanca.

Si abrimos tu armario, ¿encontraríamos un gran número de piezas clásicas?

Me encantan. ¡de verdad! Revivir clásicos es un must para mí.

¿Quién es o cómo sería tu mayor icono de estilo?


Bacco, mi perro, es la máxima expresión de la elegancia. Con él, ¡menos es más!

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas