Tú también puedes ser cachas, ¿quieres saber cómo? - L'Officiel España
Hommes

Tú también puedes ser cachas, ¿quieres saber cómo?

Este verano se te iban los ojos en la playa detrás de los cachas porque te encantan y porque en el fondo, reconócelo, quieres ser como ellos.
Reading time 2 minutes

Este verano se te iban los ojos en la playa detrás de los cachas porque te encantan y porque en el fondo, reconócelo, quieres ser como ellos. Pues ya sabes, si quieres, puedes. No tienes más que ponerte a ello y tener paciencia con los resultados. Vas al gimnasio, haces dietas, te lo curras, sí, pero quizás no estés siguiendo los pasos adecuados para conseguir el objetivo de lucir bíceps, cuádriceps, tríceps y demás músculos que tanto llaman la atención cuando se ponen on fire. Te damos cuatro claves fundamentales para convertirte en un atractivo cachas. Aumenta los pesos En la medida de lo posible, progresa en el levantamiento de peso. Si siempre entrenas con los mismos kilos, ve pensando en aumentarlos progresivamente. De lo contrario, tus músculos se acostumbran, te estancas y no ves ese desarrollo que tanto ansías. Además, es recomendable que cada cierto tiempo cambies de ejercicios por el mismo motivo. Evitarás así el estancamiento y notarás una importante evolución si trabajas correctamente en el gimnasio. Come lo que tienes que comer La lechuga no te va a llevar muy lejos. Es más, eso de cenar ensalada te deja con un hambre con la que lo único que consigues es atracar la nevera en mitad de la noche comiendo lo que no deberías. Una dieta rica en proteínas y en la que no falten los hidratos de carbono es clave para que tus músculos puedan desarrollarse y crecer. Si comes poco y mal, no lo conseguirás. Tu cuerpo necesita nutrientes para que la masa muscular aumente. No alargues tus entrenamientos Pasar de los cincuenta minutos en un entrenamiento de fuerza es un error. Si estás demasiado tiempo dándole a los hierros no consigues otra cosa que quedarte sin energía y que tus músculos no trabajen como deberías. Un entrenamiento corto pero intenso es la clave. Se trata de que el tiempo que estés levantando pesas des el máximo de ti mismo para poder con más kilos y que pueda producirse el crecimiento muscular. Sé constante y no faltes a tu cita con el gimnasio No vale escaquearse. ¿Te apuntaste al gimnasio y cada vez que vas tienes que volver a presentarte porque no se acuerdan de ti? Deja que te vean más el pelo. Sé más constante y establece un número de días por semana para ir. De esta forma, evitarás que la pereza te pueda y llevarás un mayor control sobre tus sesiones de entrenamiento. Márcate un mínimo de tres días semanales para acudir al gimnasio y verás cómo esa constancia se ve reflejada en tus músculos.

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas