Hommes

Trucos para sobrevivir a la dieta en septiembre

Te has puesto fino en el chiringuito de la playa durante todo agosto, te has bebido lo más grande y, confiésalo, la única gimnasia que has hecho ha sido caminar de la toalla al agua y del agua a la toalla dando saltito porque, ay, la arena quema.
Reading time 3 minutes

Te has puesto fino en el chiringuito de la playa durante todo agosto, te has bebido lo más grande y, confiésalo, la única gimnasia que has hecho ha sido caminar de la toalla al agua y del agua a la toalla dando saltito porque, ay, la arena quema. Total, que aunque juraste por Lady Gaga que ibas a seguir a dieta durante agosto aún estando de vacaciones, lo cierto es que la única lechuga que te has llevado a la boca ha sido la que adornaba la fritanga de calamares a la roma que caía noche sí, noche no. Es hora de borrón y cuenta nueva. Comienza el nuevo curso y vuelves a la carga, con ganas de ponerte en forma y dispuesto a intentarlo con una nueva dieta. Atento, porque te damos los mejores consejos para que salgas airoso de la dura reincorporación al mundo fit. Haz cinco comidas al día Te sonará a tópico gigantesco, pero es una realidad: hacer cinco comidas al día te va a ayudar en tu dieta. Olvídate de saltarte desayunos, cenas o meriendas. No, eso no va a hacerte adelgazar, sino todo lo contrario: acabarás teniendo hambre a deshora y caerás en la tentación, dándote atracones innecesarios que harán que los resultados cuando te subas a la báscula no sean los necesarios. Comer varias veces al día hará que tu organismo trabaje y, de esta forma, quemará más calorías. Confía en los profesionales de la nutrición No vale eso de copiar aquella dieta que tan bien funcionó a tu amiga. Tampoco va a servirte la de tu vecina. Cada persona es un mundo, cada uno tiene sus objetivos y lo mejor es que un profesional de la nutrición elabore un plan a tu medida. De esta forma sabrás qué cantidades exactas de cada comida son las que tu cuerpo necesita cada día, haciendo que tu evolución sea más rápida. Además, el nutricionista te evaluará periódicamente y mediante ese control podrá introducir modificaciones en el plan. No te fíes de todos los productos light El supermercado está lleno de productos light que, aunque tienen la etiqueta light, pueden ser una auténtica trampa para tu dieta. Por ejemplo, hay yogures que, a pesar de presentarse como bajos en grasa, contienen azúcar... y viceversa. Leer las etiquetas de los alimentos que compras es la mejor forma de no meter la pata a la hora de llenar la nevera y que no se note en la báscula. Empieza septiembre haciéndole una buena radiografía a los productos light. Haz una comida trampa a la semana La cheat meal o comida trampa es el capricho que puedes y debes darte semanalmente para que la rutina de la dieta no juegue en tu contra. Con la cheat meal evitarás que el aburrimiento te haga abandonar el plan nutricional que hará que consigas ese cuerpo que tanto deseas tener. Además, tu metabolismo no se acostumbrará a lo mismo de siempre y tendrá que reaccionar, trabajando más y, por tanto, quemando más calorías. Date un capricho semanal y cómete esa pizza, esa hamburguesa o ese plato de macarrones con tomate y queso que te trae de cabeza.

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas