¿Por qué no debes dejar de beber agua alcalina? - L'Officiel España
Hommes

¿Por qué no debes dejar de beber agua alcalina?

Mucho se ha hablado en las últimas semanas sobre lo beneficioso del agua alcalina (aguas con un pH superior a 7,3) en nuestro organismo y las celebrities, como siempre, han ayudado a que se propague el interés por la bebida de moda.
Reading time 2 minutes

Mucho se ha hablado en las últimas semanas sobre lo beneficioso del agua alcalina (aguas con un pH superior a 7,3) en nuestro organismo y las celebrities, como siempre, han ayudado a que se propague el interés por la bebida de moda. Lo cierto es que el agua alcalina, no es otra cosa que agua ionizada, antioxidante natural que se encarga de neutralizar los desechos ácidos producidos durante las digestiones. Gracias a su OPR negativo, no solo se consigue un equilibrio en los niveles del organismo sino que se regeneran células y además nos ayuda a combatir el envejecimiento. Algunos se preguntarán, entonces, si estamos ante la nueva fuente de la juventud, ese elixir de lo mejor de la tierra que alargará nuestra vida y hará que podamos donar a la ciencia nuestro cuerpo, en el caso de que en algún momento tengamos que morir. Pues bien, podríamos decir que más o menos están en lo cierto. El agua alcalina es buena para cualquier enfermedad o dolencia de estómago e intestino, casos de diarrea, estreñimiento o indigestión. También nos previene del colesterol, el insomnio, la obesidad, las hemorroides, la disentería, las neuralgias, los dolores de espalda, la dermatitis, la artritis, la diabetes o el asma bronquial. Incluso, combate la retención de líquidos, previene la osteoporosis y el envejecimiento prematuro. Vamos, que te dejes de medicar con tus pastillas de herbolario y que te entregues a la nueva religión acuífera. Ahora te preguntarás, cómo hacerte con el agua que es tendencia entre los más influencers. Pues es muy sencillo “fabricarla” en casa. Existen 3 maneras: OPCIÓN 1. Puedes hervir agua durante 5/6 minutos. Una vez pasado este tiempo, el agua habrá pasado de tener 7,2 de pH a 8,4. Puedes beberla tanto fría como caliente. OPCIÓN 2. Coge dos recipientes. Uno lo llenas de agua y en el otro verterás el agua del primero como si estuvieras escanciando sidra. La potencia con la que el líquido cae, creará las burbujas necesarias para decir que ese agua está alcalinizada. Cuantas más veces repitas el proceso mejor (10 veces sería perfecto). Una vez terminado, habremos conseguido aumentar en casi 5 décimas su pH. OPCIÓN 3. Simplemente, puedes añadir a una botella de agua una cucharada de bicarbonato de sodio y de esta manera aumentar su pH en casi 7 décimas. Ni te pases ni te quedes corto.  

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas