¿Es Malasaña el lienzo de un cuadro bélico? - L'Officiel España
Hommes

¿Es Malasaña el lienzo de un cuadro bélico?

La iniciativa ¡Pinta Malasaña! este 17 de abril ha desencadenado una guerra entre los artistas y comerciantes participantes y los grafiteros ilegales que han visto amenazados sus códigos y han dañado muchas de las fachadas que se decoraron durante la jornada.
Reading time 2 minutes
La iniciativa ¡Pinta Malasaña! este 17 de abril ha desencadenado una guerra entre los artistas y comerciantes participantes y los grafiteros ilegales que han visto amenazados sus códigos y han dañado muchas de las fachadas que se decoraron durante la jornada. ¡Pinta Malasaña! fue una iniciativa del periódico local Somos Malasaña y Madrid Street Art Project que proponía llevar el arte a las calles y dejar las fachadas de aquellos comercios que se ofreciesen voluntarios en manos de diseñadores gráficos, ilustradores y otros artistas. Lo que comenzó como una propuesta urbana colorista ha sido interpretada como una declaración de guerra para algunos artistas callejeros, que han visto sus grafitis tapados por las nuevas pinturas. Algunos de ellos han decidido tomar represalias y volverlas a pintar ante el desconcierto de los dueños de los locales, que han quedado descontentos por el desastroso aspecto final del barrio y se plantean una denuncia conjunta. Un líder grafitero ha sido detenido por haber dañado las pinturas de hasta veinte fachadas en tan solo 24 horas. Los grafiteros se defienden alegando que la propuesta no respeta la esencia del grafiti, ya que entre sus normas están el carácter ilegal y la prohibición de pintar sobre otro grafiti ya existente. Desde aquí nos preguntamos si todos los artistas deberían seguir estas normas y si ellos mismos las han incumplido al destrozar las nuevas pinturas. ¿Y la opinión de los dueños de los locales? ¿No deberían poder decidir lo que debe decorar sus fachadas?. Podemos entender que consideren la iniciativa poco fiel a la esencia del grafiti, pero para nosotros no hay excusa cuando algo perjudica nuestro barrio más hipster. ¿Acto vandálico disfrazado de código interno? Si algo tenemos claro es que esta vez los grafiteros han atentado contra el arte, algo que ellos mismos deberían defender con uñas y dientes.

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas