¿Son los calzoncillos el peor enemigo de nuestro semen? - L'Officiel España
Hommes

¿Son los calzoncillos el peor enemigo de nuestro semen?

Seguramente hayas oído más de una vez esta afirmación aunque nada tenga que ver con la realidad.
Reading time 2 minutes

Seguramente hayas oído más de una vez esta afirmación aunque nada tenga que ver con la realidad. A los hombres, constantemente, se nos trata de meter miedo y siempre donde más duele..., en todo lo relacionado a nuestra virilidad. Mucho hemos podido leer sobre nuestro esperma. Unos dicen que si se disfruta de nuestro derecho al onanismo muy frecuentemente puede que dejemos de producirlo; que es recomendable para la frescura y tersura de nuestra piel; que su ingesta podría ser tóxica y hay, incluso, quienes piensan que es tan bueno para todo que nos serviría como aderezo de cualquier comida…, sí ¡lo que oyes! Hay gente para todo. (¡Por favor!, ¿es el manicomio?) En esta ocasión no os desmontaremos ninguno de estos mitos porque preferimos que permanezcáis en ese mundo de ilusión, color y puro disfrute sexual pero si hay algo que sí nos gustaría que supieras y es que aunque te digan que la ropa interior ajustada es la mayor enemiga de tu esperma, no es verdad. Sabemos lo mucho que te gusta llevar los shorts o slips bien prietos, marcando cachete o lo que te venga a bien marcar pero si la cuestión de la calidad de tu semen te preocupaba, y pensabas que esos slips último modelo en Maspalomas eran los culpables, quítate la idea ahora mismo porque hay científicos que ya lo han estudiado y derriban el mito hasta la última piedra. Y es que según estudios realizados por los Institutos Nacionales de Salud que existen en cada país, se ha determinado, para tu tranquilidad, que aunque este tipo de ropa interior puede afectar a un aumento de la temperatura de los espermatozoides, al estar el escroto mucho menos liberado, nada nos puede llevar a creer que a la hora de cumplir en el ruedo nuestro esperma se resienta o incluso disminuya, de hecho así lo constata el Dr. Michael Eisenberg de la Universidad de Medicina de Stanford. Por lo tanto que no cunda el pánico, damos luz verde a que sigas haciendo sentadillas para poner a tono esos glúteos y llenar esa ropa interior que tan bien te va a sentar y que tantas alegrías te reportará la lleves o no puesta. ¿Contento? ¡Pues a la faena!

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas