Hommes

La Gaga que mola resucita en la gala del MET

Lady Gaga pisó fuerte en la gala del MET dejando a un lado el estilo Old Fashioned Hollywood con el que se paseaba por los últimos eventos y volviendo a una imagen rompedora que nos recuerda que es la misma que nos enamoró con Poker Face o Paparazzi.
Reading time 3 minutes
Lady Gaga pisó fuerte en la gala del MET dejando a un lado el estilo Old Fashioned Hollywood con el que se paseaba por los últimos eventos y volviendo a una imagen rompedora que nos recuerda que es la misma que nos enamoró con Poker Face o Paparazzi. Tenemos que decir que nos encanta la Lady Gaga madura, la Lady Gaga que se casa, la que hace discos con Tony Bennett, canta jazz y se presenta en los eventos impecablemente vestida…, pero siempre que esto haya sido una fase. Es innegable, también, el éxito que ha tenido en su última etapa como protagonista de American Horror Story, obteniendo el premio a mejor actriz de miniserie en los Globos de Oro (con codazo viral a DiCaprio incluido y merecido). Todo eso está muy bien. Pero el encanto de Lady Gaga era el de ser algo fresco, nuevo, rebelde, sin miedo. En cierta manera, en los últimos años de su trayectoria ha perdido un poco de la esencia de aquella joven del Lower East Side que se dejaba la piel en escenarios de mala muerte, ataviada con trajes imposibles y cegada por esa personalidad robótica y trasgresora que le caracterizaba. La que luego le llevó a la fama y que nos hizo darle al play a Judas y Alejandro hasta quemar nuestro iPod. En la gala del MET, celebrada ayer, Lady Gaga nos ha sorprendido (¡para bien!) con unos tacones de vértigo con plataforma que nos recuerdan a Bad Romance (Walk, walk fashion baby. Work it. Move that bitch crazy) y unas hombreras que nos recuerdan a Just Dance. El acabado metálico de su traje de Versace nos ha hecho pensar en Love Game y su estructura de esqueleto, al traje que llevaba durante la interpretación en vivo de los American Music Awards de 2009. Los que somos muy fans echamos de menos a esa Lady Gaga, la que nos hacía vibrar en el escenario con su teatralidad, sus canciones pegadizas y sus coreografías imposibles. A la que llevaba tacones que casi le duplicaban la altura y que mutaba según la canción que le tocase representar. A la que era derroche de talento y creatividad y nos dejaba siempre babeando. Sabemos que Lady Gaga está preparando su quinto álbum. ¿Será este outfit una señal, una vuelta a las andadas?, ¿irá su próximo trabajo más en la línea de Born This Way o The Fame Monster o será un poco más experimental como Artpop? ¡Gaga, si sigues ahí, manifiéstate! Si vas a volver a ser la que eras, ya morimos por tener tu quinto disco. Applause!

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas