Hommes

Castigo para los policías más cañón

La temperatura sigue subiendo, la primavera alérgica va dejando paso a la más trompetera y las ganas de ir dejando la sudadera en casa para entregarse al short como común denominador, se convierte en nuestro básico más constante.
Reading time 2 minutes

La temperatura sigue subiendo, la primavera alérgica va dejando paso a la más trompetera y las ganas de ir dejando la sudadera en casa para entregarse al short como común denominador, se convierte en nuestro básico más constante. La Policía Nacional no podía ser menos y es este cambio de estación en el que también cambian de look laboral acortando mangas de camisa y llevando ropa mucho más liviana y cómoda. Pero, ¡atención!, tenemos un problema, caballeros. Y es que según nos informan fuentes contrastadas, este calor repentino y las ganas de mostrar cada vez más centímetros de cuerpo, que para eso les cuestan sus horas entre hierros en el gym, ha provocado que más de un oficial se haya equivocado (¿a propósito?) con la talla del polo que conforma su nuevo estilismo estival. De esta manera y apostando siempre por la talla más pequeña, ya hemos podido ver a más de un funcionario experimentando con la elasticidad de la nueva prenda que poco deja para la imaginación y gracias a las cuales hemos podido constatar que sus six pack están a pleno rendimiento. Desde la cúpula policial, han llamado a galeras y han recordado a sus efectivos (principalmente a los de Unidades de Intervención Policial, los más aguerridos espartanos locales) que los polos no son una prenda de uso ajustado y que podría pedirse explicación en caso de se llevara tan ceñido como unas cinchas a un caballo. La responsabilidad será suya pero de momento, mientras haya rebeldes en el cuerpo, el festejo visual está más que servido y bien emplatado. ¡Qué alegría!

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas