Bell & Ross establece las directrices para medir el tiempo - L'Officiel España
Hommes

Bell & Ross establece las directrices para medir el tiempo

¿Te imaginas ser poseedor de una máquina del tiempo?
Reading time 2 minutes
¿Te imaginas ser poseedor de una máquina del tiempo? ¿A dónde irías? ¿A los años 60? ¿Escuchar en directo al rey del rock and roll Elvis Presley? ¿O a los fantásticos Beatles? No, no nos hemos vuelto locos. La firma francesa Bell & Ross, fundada en 1992, nos trae auténticas máquinas del tiempo, sus dos nuevos relojes: BR-V2-92 y BR-V2-94 Steel Heritage. Magia en forma de joya que saldrá a la venta esta semana. Los primeros relojes fueron diseñados por Belamich & Rosillo y hechos en Alemania, ahora, han unido la aeronáutica junto con la precisión para crear estos modelos para su nueva colección Vintage. Una pareja de relojes de estilo retro, pero con corazón del siglo XXI, formado de materiales de nueva generación movidos por la tecnología más avanzada e innovadora; sin perder sus señas de identidad, la esfera de color negro y los números de color arena, marcan la línea de los watches. Inspirados en la aviación militar de los años 60, Bell & Ross han encontrado la manera de reducir la cabina del piloto al tamaño de un reloj de muñeca, hallaron el equilibrio perfecto entre la funcionalidad y estilo. Además, se caracterizan por su gran resistencia a la presión del agua. Dos diseños vintage, uno más sport, con pulsera de caucho negro, y otro más casual, de acero pulido y satinado. Acabado de líneas limpias y cuidadas, mostrando la maestría en el arte de crear relojes. El movimiento de la muñeca va dando cuerda automáticamente al cronógrafo sin necesidad de hacerlo manualmente, además disponen de una reserva que lo hace funcionar hasta unas 40 horas sin llevarlo puesto. Los relojes de la firma son conocidos por su precisión y su legibilidad, muy importantes para llegar siempre a tiempo. Son un legado del pasado, pensado para el futuro con uso en el presente. La vida se mide por los momentos que vivimos, pero el tiempo lo marca Bell & Ross.  

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas