Las mejores madrazas de la pantalla – L’Officiel
Cultura

Las mejores madrazas de la pantalla: #FelizDíaDeLaMadre

Es en la ficción, sí, pero ellas son unas súper madres con súper poderes. Esas que nos han enseñado, más allá de los estereotipos de Hollywood, que ser una madre requiere paciencia, cercanía y, ante todo, mucha sabiduría. No solo para las que ya ejercen de madres, sino también para las hijas, que debemos reconocer TODO (sí, en mayúsculas) lo que hacen por nosotras. 
Reading time 2 minutes

Una madre es la figura en la que todo el mundo posa sus ojos. Da igual que seas hombre o mujer, estés en la juventud de tu vida o seas una persona adulta... Tu madre es la figura que más influye en tu vida, para absolutamente todo. No solo porque te manda en ciertos temas, sino porque también te apoya en todas tus locuras, ¿es o no es?

Y, por ello, en el cine siempre han tenido una posición especial. Tú solo fíjate, en todos los ejemplos que te puedan venir a la cabeza ahora mismo, las madres SIEMPRE salen en todas las películas. Ya sean de drama, de ficción, de comedia o románticas, su papel siempre está ahí. De fondo o como protagonistas, pero ellas, siempre ocupando un buen lugar. En el mundo, en tu vida y hasta en la gran pantalla.

Porque aunque muchas veces nos peleemos con ellas y nos empeñemos en que no llevan razón (ojo a quien se le ocurra decirles eso), en el fondo las queremos. Y mucho. Las queremos tanto, que las llevamos siempre en el corazón, porque en el fondo son buenas... Y lo hacen todo por nosotras, eso que quede muy claro.

Y ejemplos, además de los personales que podamos tener cada una, hay a raudales. ¿De madres que lo dan todo por sus retoños? Madrazas que se llaman hoy en día, sí, hay muchos ejemplos en el cine. Actrices que nos han dejado papeles estelares metiéndose en la piel de grandes perfiles, lo que sería una justa y clara definición de "madre" en cualquier diccionario.

Soñadoras, intensas, divertidas y un poco locas... Pero siempre luchadoras. Por los suyos, pero también por ellas, hemos visto de todo. Y todo nos conmueve, como si fuésemos nosotras mismas. Sí, nos hemos puesto un poco en su papel, porque como bien decía la madre de Forest: "La vida es como una caja de bombones, nunca sabes lo que te puede tocar...".​ Pero sea como sea, nosotras añadimos, ella será especial.

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas