Brujas acoge su Trienal 2018
Cultura

Brujas acoge su Trienal 2018

La ciudad flamenca acoge de mayo a septiembre una nueva edición del acontecimiento que inunda de escultura y arquitectura sus calles y canales cada tres años.
Reading time 4 minutes

Brujas es la joya arquitectónica más importante de Bélgica, aunque méritos tiene para ser considerada también la joya arquitectónica más importante del norte de Europa. La ciudad medieval que atrajo mercaderes y artistas en el siglo XVI (ahí nació la escuela flamenca de pintura, con Jan van Eyck o Hans Memling) perdió, por esas extrañas carambolas del destino, su preponderancia económica sin perder, en cambio, ni un ápice de su belleza y encanto. Por eso, y frente a la pujanza de otras ciudades extranjeras como Ámsterdam o Estocolmo, capitales que han seguido creciendo, añadiendo capas de modernidad a sus núcleos históricos, Brujas es la que merece con más motivos el apelativo de “la Venecia del norte” que recibe en virtud de sus numerosos puentes y canales, y que a las otras dos ciudades se regala como recurso estilístico. No es de extrañar, pues, que el casco histórico de Brujas fuese declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 2000.

 

Este año, del 5 de mayo al 16 de septiembre, Brujas alberga una nueva edición de su Trienal de Arte y Arquitectura Contemporáneos. Este certamen, que arrancó en 1968 como trienal de artes plásticas belgas y se volvió a celebrar en 1971 y 1974, tuvo un frenazo inesperado en 1977, cuando se planteó su primera convocatoria internacional, que no llegó a producirse entonces.

 

No obstante, Brujas siguió convirtiéndose en los años siguientes en un destino turístico de primer orden. Sus menos de 120.000 habitantes, sus dimensiones a escala humana –en las que la bici y las barcas hacen que el coche sea un elemento sorprendentemente inusual– y un legado histórico y cultural asombroso, hicieron el resto y, finalmente, en 2002, la ciudad fue nombrada Capital Europea de la Cultura, poniendo en marcha un nuevo proceso de desarrollo que desembocó, en 2015, en la celebración de la primera Trienal de Arte y Arquitectura contemporáneos de esta segunda etapa.

 

Brujas, que es un ejemplo de desarrollo turístico sostenible, apostó por la Trienal no sólo como foco de atracción para visitantes, sino como foro en el que plantear y discutir cuestiones de calado. La edición de 2015, por ejemplo, ponía sobre el tapete el papel del patrimonio arquitectónico y cultural de las ciudades históricas, que no deben limitarse a su papel de parques temáticos para el turismo. La edición de 2018 incide en esa cuestión y, a la manera del concepto elaborado por el sociólogo y filósofo anglo-polaco Zygmunt Bauman para definir el mundo actual como “sociedad líquida”, caracterizada por la predominancia de lo efímero, lo mutable y lo impredecible, la Trienal surge con el leit motiv del análisis de la “ciudad líquida” en torno a tres ejes fundamentales: “los espacios públicos acogedores y atractivos”; “proyectos de cooperación (co-)creativos” e “imaginación de la ciudad”.

Entre los artistas y estudios de arquitectura invitados a participar en la Trienal con sus propuestas figura el estudio español selgascano, de los arquitectos José Selgas y Lucía Cano (autores, entre otras obras recientes, del palacio de congresos de Plasencia y el auditorio y palacio de congresos El Batel, en Cartagena, así como el pabellón efímero de la Serpentine Gallery de Londres de 2015). Intervienen también en la ciudad –con esculturas o con arquitecturas, efímeras y/o permanentes– el arquitecto y artista argentino Tomás Saraceno, el polaco Jarosław Kozakiewicz, el arquitecto y urbanista nigeriano Kunlé Adeyemi; el estudio coreano OBBA, los artistas estadounidenses Roxy Paine y John Powers y el estudio de arquitectura Studio KCA; los arquitectos alemanes de raumlabor, la artista iraní Monir Shahroudy Farmanfarmaian  y los belgas Wesley Meuris, Renato Nicolodi y Peter Van Driessche y los colectivos de arquitectura Rotor y Ruimteveldwerk.

BRUG© Jarosław Kozakiewicz.

Artículo publicado en papel: L’Officiel Art, nº4

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas