Twiggy y su revolución
Celebrities

Twiggy y su revolución

En una era en la que parece que influencers e it-girls brotan cual champiñones de la tierra, nunca está de más echar la vista atrás y recordar a aquellas mujeres que marcaron una época, sobre todo teniendo en cuenta que en aquellos tiempos aún no existían los “likes” y la popularidad no se medía en followers.
Reading time 3 minutes

Nos situamos en 1966 y más concretamente en nuestro país vecino, Gran Bretaña. Leslie Lawson, o como la mayoría la conocemos, Twiggy, es nombrada el rostro del año. En plena revolución MOD, con The Beatles poniendo la banda sonora a cualquier guateque que se preciase, una chica acababa de revolucionar los cánones de belleza establecidos.

Con 1.68cm de estatura, una delgadez extrema y un aire andrógino, Twiggy fue mucho más que una cara bonita. Hasta ese momento, la mujer considerada como deseable era aquella semejante a Marilyn Monroe, con sus curvas de infarto y su exacerbada feminidad. Pero este modelo cambia drásticamente con el surgimiento de esta nueva figura, extremadamente delgada, casi infantil, y con sus característicos ojos, que bien podrían ser los de una muñeca.

Antes de Twiggy, la moda femenina pasaba de niña a mujer, no existía la idea o el concepto de la moda adolescente. Las jóvenes no tenían referentes más allá de ese estilo tipo Jackie Kennedy (cardado incluido). Fue entonces cuando la industria comenzó a dirigirse a esa complicada edad en la que aún no se es adulto, pero ya hemos superado los pañales.

Todo comenzó con un acertado corte de pelo. Tras decidir probar suerte como modelo, pero debido a sus medidas, que distaban bastante del canon de la época, fue amablemente rechazada en la agencia a la que había acudido y enviada a un salón de belleza, para probar suerte como modelo publicitaria. El peluquero decidió arriesgar y probar un nuevo corte, de estilo masculino, rubio platino y con raya ladeada. El resultado fue tan satisfactorio que llamó a su amigo Barry Lategan, gran fotógrafo, y este inmortalizó a la chica.

A raíz de esa fotografía, un reportero del Daily Press llamó a la casa de los Lawson para hacerle una entrevista a joven Twiggy. Días después, era el rostro más famoso del planeta. Desde ese momento, las portadas de las revistan se la rifaban, adolescentes de todas partes imitaban su estilo, y su popularidad no hacía más que crecer de día en día. Había nacido un icono.

Hoy en día, creadores y artistas de todo el mundo continúan inspirándose en aquella menuda chica inglesa. Con ella se abrió la puerta a un nuevo tipo de mujer, delgada y pequeña, vestida con minifaldas y vivos colores y con sus eternas pestañas postizas. Modelos como Kate Moss o Audrey Marnay son consideradas sus sucesoras, y el canon de belleza que ella instauró sigue imperando actualmente.

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas