Celebrities

Querida Bimba, su vida en 10 imágenes

Querida no, queridísima.
Reading time 2 minutes
Querida no, queridísima. Y es que Bimba Bosé ha sido un icono para la moda, un ejemplo de lucha y una mujer de bandera que dejado tanta huella como sus tatuajes. Hace 41 años nacía Eleonora Salvatore en la ciudad de Roma, por si el arte que desprende esa ciudad no fuera suficiente influjo creativo, resultó que su familia era una mezcla heterogénea de talento donde la creatividad formaba parte de la atmósfera que respiraban. Una abuela actriz, un abuelo torero, un tío cantante… Y amantes, todos amantes del talento creativo. Ella mezcló todas sus pasiones y se convirtió en modelo, actriz, Dj y cantante. Incluso estudió danza hasta que el mundo de la moda picara su curiosidad y la embarcara en un viaje a Nueva York. Bimba tenía muchas cosas a su favor. Su metro ochenta de estatura y una belleza andrógina que potenciaba con looks del mismo estilo, le valieron el aplauso en una década en la que lo femenino y lo masculino se fundían en una tendencia que ha durado hasta hoy, tanto en gusto como en objetivo de la pasarela que ahora se decanta por los desfiles genderless. Esa belleza la subió a las portadas de grandes publicaciones de moda internacionales y la puso frente al objetivo de fotógrafos de la talla de Steven Meisel y Mario Testino. Pero ella tenía una debilidad patria, David Delfín. Y caminó con el temporada tras temporada. Incluso en su lucha contra el cáncer. Ella nunca quiso darle bombo a su enfermedad, pero tampoco quería ocultarlo y con una entereza sorprendente hacía rectificar a aquellos medios que hablaban de ‘una recaída’ para afirmar que ella nunca se había curado, que el cáncer seguía en ella y que tenía los huesos destrozados. A Bimba solo le daba miedo una palabra, ‘metástasis’, tanto como fuerza le daban su mejor proyecto en la vida, el de ser madre. Sus hijas han heredado el gusto por el arte y desparpajo del apellido Postigo-Bosé y eso le llenaba de satisfacción. Han pasado más de dos años desde que Bimba comunicara su cáncer de mama. Dos años de lucha incansable, de hablar claro, de llevar la cabeza alta y sonreír cuando el humor se lo permitía, que era muy a menudo. Ahora, a sus 41 años, nos ha dicho adiós y sólo podemos decirle ‘no, adiós no, hasta siempre’.
/

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas