La verdadera historia de Sonny y Cher - L'Officiel España
Celebrities

La verdadera historia de Sonny y Cher

Su relación sentimental duró lo mismo que su diferencia de edad y se ganaron un hueco en el corazón del público americano a golpe de carcajada.
Reading time 6 minutes
Su relación sentimental duró lo mismo que su diferencia de edad y se ganaron un hueco en el corazón del público americano a golpe de carcajada. Aunque no todo fue tan divertido como parece... La historia de Sonny y Cher es la de muchas otras parejas, una en la que los dos perdieron pero no en la misma medida. Cuando Cherilyn Sarkisian LaPierre y Salvatore Phillip Bono se vieron por primera vez en un café de Los Ángeles en 1962, ella tenía 16 y él 27. Ella quería ser una estrella de cine y él ser relevante en el mundo del espectáculo. Ninguno esperaba que Cher acabaría siendo una estrella del show business y Sonny, una vez fracasada su carrera como artista, congresista de Estados Unidos por Palm Springs. Durante los once años que duró su historia fueron mucho más que marido y mujer. Mucho más que una pareja artística. Por extraño que pueda parecer, tras ese primer encuentro Cher se convirtió en ama de llaves y encargada de las tareas del hogar de Sonny. Y el roce… hace el cariño. Pasaban mucho tiempo juntos pero a veces mucho no es suficiente y él, decidido a cumplir los sueños de ella, comenzó a llevársela al trabajo. Allí se empeñó en que Phil Spector viese en Cher lo que él veía. El productor se resistió y la relegó a corista de temas como Be My Baby de las Ronettes.   En 1964 intercambiaron sí, quieros y se convirtieron en el dúo Caesar & Cleo porque aunque él pretendía lanzar la carrera de Cher en solitario, ésta tenía pánico a subirse al escenario sola. Hasta un año más tarde no saborearon las mieles del éxito y para entonces ya se hacían llamar Sonny & Cher. Cantaron mirándose de vez en cuando con cierta timidez I Got You Babe, que subió a lo más alto del Top 100 de Billboard, y el mundo se rindió al encanto de la pareja. La canción ha sido calificada como uno de los temas más trascendentes de los sesenta, pero no cabe ninguna duda de que la estética de sus intérpretes también fue determinante para el éxito. Popularizaron los flecos, los chalecos de piel y deslumbraron al mundo con su capacidad para combinar estampados. Pero a finales de la década del amor libre la vestimenta no era suficiente. Nunca fueron amigos de las drogas y públicamente llevaban una clásica vida monógama. Nótese que se ha dicho “públicamente”, porque para entonces Cher ya era conocedora de las numerosas infidelidades de Sonny. Después de tener a su hija Chastity en 1969 (que a los 41 años se sometió a una operación de cambio de sexo y pasó a llamarse Chaz) se casaron legalmente, pero ni en casa ni en el trabajo las cosas iban bien. Perdieron cientos de miles de dólares en distintos proyectos y llegaron a hipotecar su hogar. Hacían bolos en clubs de poca monta y sus rencillas afloraban sobre el escenario. Esos pequeños conflictos llamaron la atención y comenzaron a recibir invitaciones de programas de televisión. Fue precisamente en la pequeña pantalla donde volvieron a brillar. The Sonny & Cher Comedy Hour recibió 12 nominaciones a los premios Emmy mientras estuvo en antena desde 1971 hasta 1974, y cuando finalizó su emisión el matrimonio llevaba dos años separado. Sus diferencias, las infidelidades de él y la combinación constante de lo personal y lo profesional acabaron por resultar insoportables. Cher afirmó más tarde que se arrepentía de haberse casado con Sonny y que éste se sobrepasaba en su papel de Svengali. Pero todo fracaso amoroso tiene dos versiones y él respondió largo y tendido en 1991 asegurando en sus memorias que lidiar con ella, con su carácter y sus inseguridades, no era tarea fácil. “Pensé que nunca saldría de ese agujero”, declaró ella al USA Today. “No tenía dinero y debía pagarle dos millones de dólares. Me llevó mucho tiempo. Mis managers ganaban más dinero que yo”. En realidad, a los dos les tocó empezar de cero. Pero sólo Cher logró el éxito en solitario. Sonny siguió haciendo televisión sin lograr convertirse en relevante y ella consiguió su propio espacio en un canal de la competencia que arrasaba en cuestiones de audiencia. No pasó mucho tiempo hasta que cancelaron el programa de él y, en lo musical, los triunfos de ella también hacían más evidentes los fracasos de Sonny. Durante los últimos 70, en Estados Unidos, una de las peores cosas que te podían decir es que eras “un Sonny sin Cher”. A pesar de que sus diferencias parecían irreconciliables, con el tiempo limaron asperezas. Volvieron a subirse a un escenario en 1987 en una actuación improvisada en el programa de David Letterman, que acabó siendo la última experiencia musical de Sonny. Intentó hacerse un hueco en el negocio de la gastronomía, pero su restaurante de Palm Springs tampoco resultó rentable. La experiencia, eso sí, le animó a participar en el mundo de la política. Primero se hizo con la alcaldía de la ciudad y más tarde llegó a ser congresista de Estados Unidos. Mientras tanto, ella disfrutaba del éxito (y de algún fracaso) en la música y el cine, llegando a recoger dos Globos de Oro y un Oscar. En 1998, Sonny falleció en un trágico accidente de esquí y Cher ingresó en el libro Guinness de los Récords como la mujer de mayor edad capaz de colarse en la lista Billboard con su álbum Believe, que incluía una dedicatoria a “Son”. Tenía 52 años. The National Enquirer publicó en una ocasión que Cher logró hablar con Sonny a través de un médium. “La gente te quiere y tú has estado escondiéndote de ellos. El tiempo pasa, niña, sal ahí fuera y muéstrales lo que tienes”. Parece haber seguido su consejo. En el caso de Cher no cabe duda de que se ha cumplido aquello de the beat goes on.

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas