Belleza

Si haces este gesto a diario conseguirás unas pestañas increíbles

Sólo así podrás tener una mirada de infarto.

Cuidarlas, mimarlas, pintarlas, en modo ‘repeat’ todo el tiempo. Esta es la técnica que se tiene que quedar bien grabada, a fuego, en la memoria. Repítela todos los días, no te saltes ni un paso… Y tus pestañas incrementarán su extensión de manera considerable. No solo eso, sino que también aprenderás el truco definitivo para pintarlas y conseguir ese efecto “mirada impactante” que siempre has deseado.

Una mujer, según va cumpliendo años en la vida, descubre lo que es realmente importante en esta. Y se da cuenta, que muchas veces no es el qué, sino el cómo. Que no es tanto por la ropa, sino por el conjunto de complementos que le añades a tu estilo y figura, lo que te hace resaltar por encima de las demás. Que más vale ir sencilla pero bien, que recargada y tener que lamentarlo…

Esta es una filosofía que, a priori, podríamos aplicar a muchas opciones. Al mundo de la moda, de los complementos en general e incluso de la belleza, especialmente. Aunque luego hay otros muchos matices en los que podríamos adentrarnos. Pero esta vez, vamos a quedarnos en la superficie. Concretamente en el campo de la belleza, que nos ocupa hoy con. Un tema especial. 

Desde bien pequeñas, por eso de la herencia genética y visual de nuestras madres y abuelas, aprendemos que la belleza es una parte importante de nuestras vidas. Que te puede gustar más o menos, puede que todas las técnicas y novedades #beauty te encanten o puede que pases por completo del asunto, pero el caso es que todos los temas de belleza los vivimos desde chicas. Y precisamente, de ello, aprendemos las mejores técnicas. 

Ahora,  si entiendes un poco de ello sabrás que a no ser que sea una ocasión muy especial, el tema es muy básico: un poco de base, colorete, máscara de pestalas y labial. Poca cosa, sencilla… Para ir bien, que más vale destacar por poco que excederse (al menos en este caso). Pero de esos 4 sencillos pasos hay uno que a veces nos cuesta un poco y del que tu abuela ha tenido siempre el truco perfecto. Tema pestañas… ¡Hablemos de ellas!

No hay que ser muy ‘pro’ del asunto, pero tres cosas te hacen falta: paciencia, cuidado y un pulso estable. Y, por supuesto, dar con la máscara que más se adapta a tus necesidades. Debes desmaquillarte bien siempre, aplicar productos como la avéñula que ayuda a su crecimiento y, lo más importante: hacerte con la técnica del momento: Con un dedo sujeta el rabillo del ojo y estira hacia un lado, mientras das una primera pasada con el pincel. Deja reposar unos minutos y vuelve a repetir la técnica una vez más. Densas, largas y con el efecto perfecto, ¿quién quiere más?

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas